estos son los efectos secundarios que tendría su consumo


A la moringa también se le conoce como el árbol de la vida. Se trata de una planta a la que se le atribuyen diversos beneficios medicinales y por ello en muchas partes del mundo la utilizan para controlar los niveles de azúcar en la sangre, tratar algunas enfermedades respiratorias, disminuir la ansiedad y favorecer la pérdida de peso, entre otras.

“Esta planta posee un elevado contenido de vitaminas y minerales como hierro, carotenoides, vitamina C, polifenoles y quercetina, que le confieren un efecto antioxidante y antiinflamatorio”, según el portal Nutrición y Farmacia, de España.

La información de este sitio web indica que la parte más usada de la moringa es la hoja y es allí en donde se encuentra la mayor concentración de antioxidantes, pudiendo ser consumida en forma de té, cápsulas o polvo. Además de las hojas, también pueden ingerirse sus semillas y otra de las formas de emplearla es en aceite.

Un artículo publicado en el medio especializado Medical News Today indica que la moringa contiene muchos compuestos saludables como: vitamina A, B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B-6, folato y ácido ascórbico (vitamina C) y minerales como calcio, potasio, hierro, fósforo, magnesio y zinc.

La lista de beneficios que se le atribuyen para la salud del organismo es larga. Medical News Today asegura que “los extractos de la moringa contienen propiedades que podrían ayudar a prevenir el desarrollo del cáncer. También contiene niazimicina, que es un compuesto que suprime el desarrollo de células cancerosas”.

Así mismo, es rica en fibras y en proteínas que aumentan la sensación de saciedad, disminuyendo la cantidad de alimentos que son ingeridos y favoreciendo la pérdida de peso, indica el portal de bienestar y salud Tua Saúde. Esta misma fuente asegura que esta planta “posee sustancias antioxidantes como polifenoles, vitamina C y betacarotenos, que estimulan el sistema inmune y ayudan a combatir infecciones y microorganismos”.

“Los extractos de moringa podrían ayudar a tratar algunos trastornos estomacales, como la constipación, la gastritis y la colitis ulcerosa. Las propiedades antibióticas y antibacterianas pueden ayudar a inhibir el crecimiento de varios patógenos, y su alto contenido de vitamina B ayuda a la digestión”, asegura Medical News Today.

Amiga de la salud visual

La moringa se caracteriza por ser rica en betacaroteno, un componente precursor de la vitamina A, que es importante para mantener la salud visual. Esta vitamina es necesaria para la producción de ciertos pigmentos visuales para ver el espectro de la luz, asegura la publicación de Tua Saúde.

La vitamina A también es especial para proteger la piel, las mucosas y órganos como la vejiga. Según el portal Cuerpo Mente, cinco gramos de moringa aportan entre el 14 y el 20 % de las necesidades diarias de este nutriente.

Otra de las bondades que se le atribuye es que gracias a sus propiedades antibacterianas, antimicóticas y antimicrobianas puede combatir las infecciones causadas por bacterias como la Salmonella, Rhizopus y E. Coli.

Por otro lado, esta planta contiene calcio y fósforo, minerales que ayudan al fortalecimiento de la estructura ósea. Junto con sus propiedades antiinflamatorias, el extracto de moringa podría ayudar a tratar afecciones como la artritis.

Moringa - Foto de referencia
Los estudios en fase experimental que se han realizado en animales evidencian que este producto disminuye la ansiedad, reduce la presión arterial, controla la glucosa y ayuda a bajar de peso. – Foto: Getty Images/iStockphoto

Posibles efectos secundarios

Sin embargo, a pesar de todos los beneficios, es importante que si una persona quiere realizar un consumo frecuente, consulte primero con el médico con el fin de evitar posibles complicaciones de salud.

Medical News Today afirma que la moringa puede afectar la fertilidad y, por lo tanto, no se recomienda para mujeres embarazadas o que planean estarlo.

El consumo excesivo de moringa también puede causar náuseas, vómitos y diarrea. “Es importante evitar la ingesta de la raíz y de extractos preparados con su raíz, ya que contienen sustancias tóxicas que pueden causar parálisis u otras complicaciones”, dice Tua Saúde.

Además, según Nutrición y Farmacia, hay que prestar atención a la interacción que produce si se consume junto a otros medicamentos tales como:

– Levotiroxina. Los compuestos de la hoja de moringa ayudan a la función tiroidea, por lo que no debe tomarse en combinación con otros medicamentos para la tiroides.

– Medicinas para la diabetes. Estos tratamientos para pacientes diabéticos se usan para reducir el azúcar en la sangre, para lo cual también es efectiva esta planta, así que, si se usan en conjunto, puede producir hipoglucemia.

– Medicamentos para la presión arterial alta. Es eficaz para reducir la hipertensión, de manera que si se emplea con medicamentos que reducen la presión arterial, ésta podría bajar demasiado sus niveles causando problemas de salud.



MÁS INFORMACIÓN