estas son las mejores para evitar sustos en la factura de la luz


Desde el 1 de septiembre de 2021 han entrado en vigor las nuevas etiquetas energéticas, que han sido aprobadas por la Comisión Europea con el objetivo de hacer más comprensible para los usuarios el marcado de las fuentes luminosas fijas, fundamentalmente lámparas y bombillas.

Tal y como se indica en un comunicado del Ministerio para la Transición Ecológica, los consumidores deben saber que la eficiencia energética de los productos no cambia. Sin embargo, el reescalado de la clasificación energética puede hacer que la letra de su etiqueta varíe. 

La principal novedad de estas nuevas etiquetas es que se han eliminado las clases energéticas A+, A++ y A+++, por lo que la clasificación actual va de la A a la G en función de la eficiencia energética de cada producto, como explica el comunicado. 

De este modo, cuando los consumidores acudan a una tienda física u online para adquirir alguno de estos productos en referencia a fuentes luminosas, deberán saber que el consumo más eficiente es para aquellos que poseen en el etiquetado la letra A, siendo los de la letra G los productos de menor eficiencia

En la siguiente infografía se puede comprobar la diferencia entre la antigua etiqueta, que iba de la A a la D, y la nueva, donde se muestra una escala desde la A a la G. 

Nuevo etiquetado para las bombillas y lámparas.
Ministerio para la Transición Ecológica.



MÁS INFORMACIÓN