Escrivá anuncia que prepara nuevos incentivos para la jubilación activa y la parcial, además del pago único de 12.000 euros y el plus del 4%


El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha anunciado que trabajará en nuevos incentivos para la jubilación activa y la disfrutada a tiempo parcial. En la jornada inaugural del V Encuentro Economía Senior, el ministros ha explicado que estos incentivos se sumarían a los que ha incorporado la reforma de las pensiones para demorar la edad de jubilación: una subida del 4% por cada año de retraso, un cheque único de hasta 12.000 euros o una mezcla de ambos.

“Hay una preferencia por el pago -del incentivo- en una sola vez”, ha dicho Escrivá, quien ha reconocido que “los incentivos son fundamentales en la vida”. La jubilación activa permite que una persona pueda seguir trabajando más allá de su edad de jubilación y cobrar parte de la pensión, o su totalidad si es autónomo y tiene trabajadores a su cargo, mientras que la parcial puede disfrutarse desde los 60 años simultaneándola con un empleo a tiempo parcial.

La edad de jubilación sigue aumentando y llegará a los 67 años en 2027, en lo que el ministro ha considerado que está siendo “una transición suave” aceptada sin generar “mucha tensión”. “El aumento de la esperanza de vida y la calidad de vida hace que las carreras profesionales puedan ser más largas. Los nuevos incentivos a la jubilación demorada y la eliminación de la clausula de jubilación forzosa son cambios normativos que intentan adaptarse a esa nueva realidad”, ha dejado claro.

Garantizar la sostenibilidad

Con estas y otras iniciativas incluidas en la reforma de las pensiones, la sostenibilidad del sistema de pensiones “está asegurada”, según Escrivá, con un déficit que se ha reducido muy rápidamente hasta el 0,9%, que cerrará este año en el 0,5% y que al final de la legislatura llegará al equilibrio presupuestario.


De cara a las próximas décadas, en las que se jubilará la llamada generación del “babyboom”, el Gobierno ha articulado medidas como el mecanismo de equidad intergeneracional, que dotará de recursos al fondo de reserva, la llamada “hucha de las pensiones”. “Otra medida que estamos adoptando con los agentes sociales es el destope de la pensión máxima y las cotizaciones correspondientes“, ha explicado Escrivá, una medida que a medio plazo “es neutral para la Seguridad Social”, porque primero se recauda por todo y luego se pagan las pensiones.

Tareas pendientes

Preguntado por las materias que tiene pendiente sacar adelante en la segunda parte del año, Escrivá ha apuntado a la ley de planes de pensiones, que fue “discutida con los agentes sociales, no acordada” y que se encuentra actualmente en trámite de enmiendas en el Congreso de los Diputados.

También ha señalado a la reforma del sistema de autónomos para que coticen en función de sus ingresos reales, una iniciativa que está negociando con los agentes sociales y las asociaciones de este colectivo y que debe llevar aparejada una reforma de sus prestaciones, que son “débiles en España”.





MÁS INFORMACIÓN