“Es un tipo chulesco, prepotente y vanidoso”


Los comentarios “xenófobos y clasistas” de Kiko Matamoros que ya el jueves denunció Jorge Javier Vázquez en directo en Supervivientes siguen trayendo cola. 

“Me parece que, que venga una señora de Venezuela, vía Italia a dar lecciones a España de cómo se tienen que comportar aquí me parece, como poco, extraño. ¿Vergonzoso España? Un país que te ha abierto las puertas para darte una oportunidad. Vergonzoso tu país”, dijo Matamoros.

El colaborador de Sálvame comenzó a hacer alusión a los orígenes migrantes de la concursante y a cómo había sido acogida en España cuando el presentador le interrumpió. “¡Kiko! ¡Kiko! ¡Oye, por favor! ¡Silencio! Kiko, creo que tu comentario está absolutamente fuera de lugar. Eso está quedando muy mal, Kiko, y es muy impropio de ti. Es clasista y xenófobo”, comentó el presentador.


No solo el catalán se mostró en contra de esa actitud. Mercedes Milá, muy querida por los espectadores de los realities de Mediaset, también se ha mostrado muy crítica hasta el punto de llegar a cargar contra Matamoros.

Ese Kiko me enseñó una cara nueva y me hizo verle con otros ojos. Fue extraordinario. No sé si llega a tiempo de recomponer su familia y a algunos de sus amigos, pero seguro que sus padres, desde ese cielo deseado por todos, sonrieron y entendieron cada una de sus palabras pidiendo perdón”, dijo la veterana periodista en sus stories de Instagram sobre el paso del colaborador por ‘el puente de las emociones’.


Dos semanas después de que saliera a la luz la ruptura de Gerard Piqué y Shakira, hemos visto cómo ambos han intentado seguir llevando su vida con normalidad ignorando los rumores que les persiguen. Ya de vuelta en Barcelona, Gerard Piqué se ha dejado ver en casa de Shakira. Muy pendiente de su móvil, el futbolista ha recogido en su coche a los dos hijos que tiene en común con la cantante, Sasha y Milán, para llevarlos él mismo al colegio. Y es que a pesar de estar en el punto de mira, Piqué intenta ver a los niños tantas veces como le sea posible.

Sin embargo, cree que Kiko “ha vuelto a las andadas” en el último programa. “Sus discusiones en esa convivencia tan hambrienta y complicada me han vuelto a revolver las tripas. Sus alardes de cultura, de conocimientos y de superioridad son desalentadores, y espero que los espectadores le saquen del concurso cuanto antes”, pide.

La cosa no queda ahí, sino que Mercedes le dedica una serie de calificativos que no dejan en buen lugar a Kiko. “Es un tipo chulesco, prepotente, vanidoso y con una certeza de ser mejor que nadie que lo hace solo tolerable a Jorge Javier Vázquez y cuatro más. Por desgracia tengo que admitir que el Matamoros del puente de las emociones ha sido un espejismo”, cree la presentadora.



MÁS INFORMACIÓN