“Es un argentino que no nada bien”


El FC Nantes y el Niza condenaron de forma enérgica los cánticos ofensivos que profirieron los aficionados del conjunto rojinegro sobre la figura del fallecido delantero argentino Emiliano Sala durante el partido de este miércoles en el Allianz Riviere.

Un sector de la grada del estadio del Niza, donde se suelen juntar los aficionados más radicales, comenzó a cantar en su partido ante el Saint-Etienne ‘Es un argentino que no nada bien’. Eligieron para hacerlo el minuto 9, en relación al dorsal que portaba en Sala, fallecido en un accidente de avión en enero de 2019 cuando iba a cerrar su fichaje por el Cardiff, en el Nantes, que el pasado fin de semana les arrebató la Copa de Francia.

“El FC Nantes descubrió con horror el contenido de las canciones de ciertos seguidores del OGC Niza y sólo puede condenar enérgicamente tales acciones que degradan la memoria de Emiliano Sala“, señaló el Nantes en un comunicado.

El campeón de Copa dio las gracias tanto al Niza como a su entrenador, Christophe Galtier, “por su apoyo y su firme condena a tales comentarios” y mostró su total apoyo “a la familia y seres queridos de Emiliano”.

“La estupidez humana no tiene límites, estoy escandalizado, esta gente no tiene nada que hacer en los estadios. Deberían estar prohibidos, es vergonzoso, lo siento por la familia. Sabía que los hinchas podían ser idiotas, pero estos son burros”, aseveró Antoine Kombouare, técnico del Nantes.

“El OGC Niza condena en los términos más enérgicos la canción sobre Emiliano Sala escuchada la noche del miércoles en el Allianz Riviera. El club no reconoce sus valores ni los de toda la familia rojinegra en esta impensable y abyecta provocación de una minoría de sus seguidores. El club envía su apoyo a la familia y seres queridos de Emiliano Sala” recalcó por su parte el conjunto rojinegro.

Además, su técnico, Christophe Galtier, fue muy crítico con ese sector de su afición en la rueda de prensa posterior al encuentro. “No tengo adjetivos para definir lo que escuché. En nombre de mi vestuario, mi cuerpo técnico, mi cuerpo médico, los jugadores, nos gustaría pedir disculpas a la familia de Emiliano Sala y al FC Nantes”, afirmó.

El entrenador francés, que también criticó los cánticos hacia Stephanie Frappart, árbitra de la final de Copa, lamentó que no fuesen “solo tres personas” las que cantaron de forma ofensiva. “A veces se dice que lo que ves en el estadio es un reflejo de la sociedad, pues si esta es nuestra sociedad, estamos jodidos, Para mí es surrealista, no tengo palabras, que se queden en casa. No se puede escuchar eso en un estadio, si es para insultar a los muertos, que se queden en casa, ganaremos sin esta gente”, sentenció.



MÁS INFORMACIÓN