“Es fundamental una tregua política en España y acordar una buena inversión de los fondos de la UE”

Luis Garicano habla de sensatez en las reformas. El portavoz de Ciudadanos y vicepresidente del grupo Renew Europe en la Eurocámara avisa de que Bruselas pedirá cambios al Gobierno español para hacer frente a los estragos de la pandemia. Aprovechando la celebración del debate sobre el estado de la Unión, Garicano explica a 20minutos las prioridades y los retos que se presentan.

¿Qué lecciones ha aprendido la UE con la pandemia?

La UE está aprendiendo varias lecciones, algunas dolorosas y otras positivas. Ha aprendido el coste de no desarrollar alertas comunes tempranas ante amenazas globales, y también el lado amargo de las relaciones insolidarias, como el muro con el que topó Italia cuando pidió, y no consiguió, ayuda de algunos socios de la UE en el comienzo del brote. Ha aprendido que hay que mantener y aumentar las inversiones en ciencia e investigación, y que hay que ayudar a desarrollar sistemas sanitarios de primer orden. Y espero que aprenda el alto coste de la descoordinación en materia de salud y de medidas de control de la pandemia.

Al mismo tiempo, creo que ha aprendido a hacer Europa, Europa económica y fiscal. Es histórica la respuesta que la UE está dando para poner en pie un gran plan de reconstrucción económica, un plan que tiene al ciudadano europeo en el centro. Queda mucho por hacer, sin duda, para aplicar bien el plan de reconstrucción, pero si lo hacemos, si el dinero europeo se emplea para hacer reformas profundas en la gran herramienta igualadora que es la educación, en la transformación digital de las administraciones que sirven al ciudadano, en la modernización de los servicios de empleo… entonces tendrá sentido nuestro papel como políticos españoles y europeos, y los ciudadanos comprobarán más pronto que tarde que la Unión, en un momento de extrema necesidad, mejoró su bienestar y ayudó a millones de personas a superar el momento más difícil de sus vidas.

¿En qué aspectos o medidas se deben centrar los fondos de recuperación de la UE?

Creo que los fondos de recuperación son una plataforma única para salir de la crisis. Tenemos que convencernos de que son imprescindibles, que deben y pueden jugar el mismo papel –salvando las distancias– que jugaron los fondos de desarrollo regional y social en la transformación de las infraestructuras y la economía de España en los años 90.

Es fundamental una tregua política, tirar a la basura la pelea partidista que nos bloquea desde hace casi cinco años y que acordemos invertir estos fondos en cinco objetivos claves para España: crear empleo de calidad para la era digital, transformar España en una referencia mundial en educación, aprovechar la transición ecológica para liderar la economía verde, devolver a nuestra sanidad su posición de liderazgo mundial y tener una administración digital, eficaz y transparente.

¿Cómo queda la posición de España en la Unión después de todo?

España, que presenta malos números en comparación con la UE tanto en la primera oleada de la pandemia como en la segunda, se juega mucho en las próximas semanas y en los próximos meses. En las próximas semanas, antes del 15 de octubre, debe presentar a Bruselas un plan de reformas e inversiones –además del borrador presupuestario del próximo año—para acceder al dinero del fondo de reconstrucción. Si no se indican objetivos, plazos de aplicación y cálculo de costes, los proyectos no saldrán adelante. Si no hay reformas –o hay contrarreformas—y si esos proyectos se apartan de las prioridades europeas –economía verde, transformación digital, sanidad— España quedará en una mala posición y, lo que es peor, será más difícil o imposible acceder a los fondos de Bruselas. 

La UE mira con lupa, en esta fase de la lucha contra los efectos de la Covid-19, tanto a España como a Italia. El reto es muy importante: me preocupan algunos antecedentes de la incapacidad que ha habido en España (Gobierno y autonomías) de gastar el dinero europeo. Sería un tremendo fracaso que cuando Europa nos tiende la mano en un momento de extrema necesidad, fuéramos negligentes, sectarios o incapaces de aprovechar la oportunidad, diseñar bien los proyectos y gastar el dinero. La solidaridad entre europeos en el futuro va a depender de cómo gastemos este dinero, y es algo fundamental para el futuro de España, y también para el futuro de Europa.

Más allá de la covid-19, ¿qué retos se le presentan a la UE en el corto, medio y largo plazo?

Algunos retos tienen que ver con una consecuencia negativa del esfuerzo extraordinario de la ayuda para la reconstrucción: que se utilice para recortar el presupuesto para los próximos siete años en partidas nucleares de la UE, desde la PAC hasta los fondos regionales y sociales, pasando por la investigación. Un reto fundamental va a ser la manera en la que abordemos tanto la economía verde como la digitalización. Además, como es obvio, está el desafío del Brexit, con plazos muy apurados y con un pésimo enfoque reciente del Gobierno de Boris Johnson, que quiere reescribir unilateralmente los términos del acuerdo de salida. 

En clave geopolítica, tenemos tanto las relaciones políticas y económicas con China y Rusia como la incógnita de las elecciones norteamericanas de noviembre, en el contexto del progresivo debilitamiento de los lazos atlánticos. Y por último, la UE necesita volver a revisar de nuevo el problema de los refugiados, a la luz de los dramáticos acontecimientos del incendio del campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, que ha afectado a 13.000 personas. No es una responsabilidad griega, es una responsabilidad europea, y Moria se ha convertido en el símbolo de un problema no resuelto.

MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: