Enigmas de la neurociencia


Al científico panameño Armando Castillo le atrae poderosamente la atención el entendimiento del complejo mundo que encierra a los sistemas nerviosos.

Lo explica así: “Los sistemas nerviosos son como complejos mecanismos de relojería, donde cada pieza tiene que trabajar con precisión. Lo que más me apasiona es la idea de poder ir descubriendo el funcionamiento de los intrincados mecanismos que gobiernan los sistemas nerviosos”.

Por ello, hoy se dedica a investigar los misterios de estos sistemas y del cerebro desde el laboratorio del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología desde diciembre de 2015.

Castillo, quien se recibió como doctor en neurobiología en la Universidad de Cambridge en 2014, afirma que la investigación en neurociencia ha crecido de manera exponencial en los últimos 50 años, “lo cual ha permitido dilucidar el funcionamiento de los mecanismos que gobiernan nuestro comportamiento”.

De acuerdo con el especialista, a través de los estudios en neurobiología se podrá dar respuesta a grandes retos para la salud, como las enfermedades neurodegenerativas asociadas a los envejecimientos, entre las cuales están el Parkinson, el alzhéimer y la demencia vascular, entre otras.

Por ello, desde enero de 2015, el doctor Castillo se encuentra desarrollando una investigación sobre la evolución de los cerebros de hormigas cortadoras de hojas, realizada con fondos obtenidos de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

“Queremos ver cómo han evolucionado las diferentes partes del cerebro en las distintas subcastas obreras de las hormigas cortadoras de hojas y ver cómo estas diferencias se reflejan en la división de labores de estas hormigas”, señala.

Hasta el momento, el científico ha encontrado indicios de que hay regiones del cerebro de las hormigas que cambian su anatomía en respuesta a cambios en los hábitos de las hormigas.



Source link