Empieza la carrera política



Según todos los analistas políticos –los oficiales y los oficiosos– tan pronto pase la resaca de las fiestas de fin de año empezará la carrera de los candidatos de cara a las elecciones de mayo del 2004. Por ello habrá que estar preparado para el derroche de actividades y promesas de quienes aspiran a suceder a doña Mireya.

Precisamente del lado del partido de la presidenta es que la cosa parece más confusa. Hasta ahora, y con las posibilidades de Alberto Vallarino dentro del arnulfismo muy cuesta arriba, ya se han lanzado al ruedo el actual canciller, José Miguel Alemán, y el ministro de Obras Públicas, Víctor Juliao. Además, está el ex ministro de Salud, José Terán que, después de perder el afecto de doña Mireya y con la eliminación de las primarias obligatorias, también lo tiene difícil. En los últimos tiempos han sonado nuevos candidatos: el administrador del Canal, Alberto Alemán Zubieta, el contralor, Alvin Weeden, y el gerente de la Caja de Ahorros, Carlos Raúl Piad.

Precisamente este último es quien el analista Danilo Toro considera el mejor candidato del arnulfismo. “Piad tiene muchas ventajas: viene de una familia históricamente arnulfista, pero su juventud lo desliga de las taras del pasado; no ha sufrido desgaste en su gestión, sino que es considerada exitosa; ha tenido una carrera meteórica en el partido y, sobre todo, pertenece al grupo íntimo de la presidenta”, concluyó Toro.

El analista de mercado Jaime Porcell por su parte –advirtiendo que no le gusta hacer predicciones– no cree que todo está perdido para Terán. “Está haciendo su trabajo con las bases arnulfistas; además, tiene la ventaja de ser conocido por su vinculación con Mireya y por haber dejado el ministerio cuando era muy popular”.

Para el ex coronel Roberto Díaz Herrera, la presidenta Moscoso “ha demostrado una gran habilidad al permitir que afloren las diferentes aspiraciones, convirtiéndose en el polo final de decisión”.

Este mismo análisis hace el ex presidente Guillermo Endara. “A Mireya la han convencido de que tiene que manejar el partido como algunos creen que lo hizo Arnulfo: manteniendo el control como si fuera su dueña”. Endara considera que la presidenta aún no se ha decidido, pero que no permitirá que el candidato sea Alberto Vallarino. “Ella es muy rencorosa y no lo perdonará nunca”, concluyó Endara.

Por ello, Vallarino tendrá que decidir si inscribe un nuevo partido, entra al arnulfismo y se somete a los caprichos de Mireya, o acepta las ofertas hechas por partidos como Solidaridad, presidido además por su suegro Samuel Lewis Galindo.

Por el lado del PRD, la cosa parece clara. Martín Torrijos es el candidato seguro del principal partido de la oposición, una vez ligado a los cuarteles y ahora reconvertido a la democracia. El principal contendiente que tuvo en su momento fue el alcalde Juan Carlos Navarro quien, desde que se le ofreció un lugar en el CEN, parece haberse resignado. Aunque nunca se sabe. Sobre todo si es cierto aquello de la campaña sucia contra Martín. Por cierto, los analistas mencionan a Ricardo Alberto Arias como acompañante de la nómina PRD, lo que permitiría romper el tradicional techo perredista, atraer independientes e importantes sectores económicos.

La cosa está pues cargada de incertidumbre. Amanece un nuevo año y ya veremos qué sucede.



Source link