El virus portado por mosquitos que infecta cerebros se extiende


Picadura de mosquito.
GTRESONLINE

Funcionarios de salud de varios estados de Estados Unidos han alertado del aumento de casos del virus de encefalitis equina oriental (EEE, por sus siglas en inglés), hasta el punto de que 2019 será el año con más casos de la historia reciente, informa Gizmodo.

En Massachusetts, a finales de septiembre se informó de la muerte de un hombre de 70 años. Era la segunda muerte y décimo caso humano de EEE en aquel estado. A la vez, en Michigan, se reportó un octavo caso de EEE en su territorio, donde ya han muerto tres personas infectadas. Funcionarios de Nueva Jersey informaron de dos casos más, que se suman a uno anterior, de agosto, y en Connecticut se informó del segundo caso y al mismo tiempo, primera muerte.

En total, en 2019 se han confirmado 25 casos en seis estados, junto a al menos 7 muertes. Aún se desconoce si  se trata de la forma más grave del virus, una infección que llega al cerebro y al sistema nervioso y mata a uno de cada tres infectados, pero como referencia, de media se detectan siete casos al año en Estados Unidos.

Lo preocupante no es la cantidad de casos, sino también cómo se está extendiendo. Según Theodore Andreadis, director de la Estación de Experimentos Agrícolas de Connecticut y director del Centro de Biología Vectorial y Enfermedades Zoonóticas en Connecticut, “periódicamente podrías tener un brote en Massachusetts, Rhode Island, y no necesariamente verlo en Connecticut y Nueva Jersey. Pero este año, está realmente en toda la región. Y ni siquiera sabemos cuántas personas podrían haber desarrollado una enfermedad leve o haber estado expuestas al virus y no haber desarrollado ningún síntoma. Así que es realmente bastante extraordinario esta temporada”.

El EEE no es tan persistente como otras enfermedades transmitidas por mosquitos, como el virus del Nilo Occidental y los casos humanos son raros porque los mosquitos que lo propagan viven en zonas pantanosas, no en ciudades, y las personas no forman parte del ciclo vital del virus, pero ahora, éste se está moviendo a áreas donde nunca o casi nunca se veía, como el norte de Canadá, y las cepas virales están sobreviviendo por más tiempo.

Andreadis cree que aunque no es el único factor, el cambio climático podría ser determinante: “Algunas de las cosas que sabemos acerca de nuestro clima cambiante en cómo afecta las condiciones climáticas, ciertamente tienen un impacto en las poblaciones de mosquitos”. Así, los inviernos más suaves aseguran que los mosquitos que portan EEE puedan sobrevivir toda la temporada, mientras que los veranos más cálidos tienden a aumentar las poblaciones y la actividad alimentaria de los mosquitos, lo que brinda más oportunidades de transmisión. Al mismo tiempo, fenómenos meteorológicos extremos como las inundaciones crean más zonas de reproducción para los mosquitos portadores.

Otros factores multiplicadores son el aumento de los viajes, la invasión de edificios en las áreas donde viven los mosquitos y que coincida con una cepa más virulenta de EEE. Por el lado bueno, hay que pensar que probablemente 2020 no sea tan malo, porque las aves que portan el virus desarrollarán inmunidad. Además, ya se está notando un descenso en el número de mosquitos conforme avanza el otoño y se espera que sea mayor con las primeras heladas. Mientras, la recomendación es evitar lugares pantanosos, sobre todo al anochecer o al amanecer, y usar repelente de mosquitos.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: