El tiempo se acaba para Vladimir Putin y él lo sabe (análisis)


(CNN) — El tiempo se acaba para el presidente de Rusia, Vladmir Putin, y él lo sabe.

Mientras tanto, su grandilocuencia continúa: al anunciar la anexión de los territorios ucranianos el viernes, Putin declaró que Luhansk, Donetsk, Zaporiyia y Jersón se convertirán en parte de Rusia “para siempre”. Se apresura a reclamar una victoria y cimentar pequeñas ganancias y pedir la paz, manejando una cuenta política peligrosa, independientemente de la fanfarria en Moscú.

Llamó a Ucrania a “cesar el fuego” inmediatamente y “sentarse a la mesa de negociaciones”, pero agregó: “No negociaremos la elección de la gente. Se ha hecho. Rusia no lo traicionará”.

Hace todo lo posible por ocultarlo, pero está perdiendo la guerra en Ucrania. No es un secreto.

Andrey Kortunov, que dirige el Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia en Moscú, respaldado por el Kremlin, también lo ve. “El presidente Putin quiere terminar con todo esto lo más rápido posible”, le dijo a CNN.

La reciente campaña de reclutamiento de mano dura de Putin para 300.000 soldados no revertirá sus pérdidas en el campo de batalla en el corto plazo, y está fracasando en casa, llevándolo a una cuenta política peligrosa.

Según datos oficiales de la UE, Georgia y Kazajistán, alrededor de 220.000 rusos han huido a través de sus fronteras desde que se anunció la “movilización parcial”. La UE dijo que sus números, casi 66.000, representaron un aumento de más del 30% con respecto a la semana anterior.

Los medios rusos independientes citando al renovado KGB de Rusia, el FSB, elevan aún más el éxodo total. Dicen que más hombres en edad militar han huido del país desde el servicio militar obligatorio (261.000) que los que han luchado hasta ahora en la guerra (un estimado de 160.000 a 190.000).

CNN no puede verificar las cifras rusas, pero los 40 kilómetros (alrededor de 25 millas) de atascos de tráfico en la frontera con Georgia, y las largas filas en los cruces hacia Kazajstán y Finlandia, hablan de la reacción violenta y la creciente percepción de que Putin está perdiendo su toque legendario al leer el estado de ánimo de Rusia.

El reloj marca fuerte para Putin porque su espalda está contra la pared.

Kortunov dice que no sabe lo que sucede en el Kremlin, pero que comprende el estado de ánimo del público sobre los enormes costos y la pérdida de vidas en la guerra. “Muchas personas comenzarían a hacer preguntas, ¿por qué nos metimos en este lío? Por qué, ya sabes, perdimos a tanta gente”.

La opción lógica de Putin, dice Kortunov, es declarar la victoria y salir en sus propios términos. Pero para ello necesita un logro importante sobre el terreno. “Rusia no puede simplemente llegar a donde estaba, el 24 de febrero de este año, decir, está bien, ya sabes, está bien. Nuestra misión está cumplida. Así que nos vamos a casa… …Debe haber algo que pueda presentarse al público como una victoria”.

Y esta es la lógica que parece estar siguiendo Putin, aprobar los falsos referéndums en las regiones ucranianas de Luhansk, Donetsk, Zaporiyia y Jersón, y declararlas parte de Rusia.

Usó el mismo libro de jugadas para anexar Crimea de Ucrania en 2014 y ahora, como entonces, amenaza con posibles ataques nucleares si Ucrania, respaldada por sus aliados occidentales, intenta recuperar los territorios anexados.

¿Preparándose para la paz?

Los líderes occidentales están en una batalla arriesgada con Putin. El domingo pasado, el asesor de seguridad nacional de EE.UU., Jake Sullivan, dijo a “Meet the Press” de NBC que Washington respondería de manera decisiva si Rusia desplegaba armas nucleares contra Ucrania y le dejó en claro a Moscú las “consecuencias catastróficas” que enfrentaría.

Los líderes también han prometido no reconocer las regiones como parte del territorio ruso.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que las acciones de Moscú “no tienen legitimidad”, y agregó que Washington seguirá “honrando siempre las fronteras internacionalmente reconocidas de Ucrania”. La Unión Europea dijo que “nunca” reconocerá la “anexión ilegal” del Kremlin y describió la medida como una “violación más de la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania”.

Hay pocas novedades en lo que hace Putin, que, al menos, hace que sus movimientos sean más predecibles y, por lo tanto, más fáciles de analizar.

Kurt Volker, quien fue embajador de Estados Unidos ante la OTAN y representante especial de Estados Unidos en Ucrania bajo el expresidente Donald Trump, cree que Putin tal vez se esté preparando para la paz. “Creo que por lo que debe estar luchando es por blandir las armas nucleares, hacer todo tipo de amenazas a Europa y luego decir, está bien, entonces negociemos un acuerdo. Y déjame quedarme con lo que ya he tomado”.

Fiona Hill, quien ha asesorado a tres presidentes de EE. UU. sobre seguridad nacional de Rusia, también cree que Putin puede estar intentando un juego final. “Siente una sensación de urgencia aguda de que estaba perdiendo impulso, y ahora está tratando de salir de la guerra de la misma manera que entró. Con él siendo la persona a cargo y él enmarcando todos los términos de cualquier tipo de negociación“.

Si estos análisis son correctos, contribuirán en gran medida a explicar el misterio de lo que sucedió bajo el mar Báltico el lunes.

Tanto los sismólogos daneses como los suecos registraron ondas de choque explosivas cerca del lecho marino: la primera, alrededor de las 2 a.m. hora local, alcanzando una magnitud de 2,3, luego nuevamente, alrededor de las 7 p.m., registrando 2,1.

¿Por qué Putin anexó una región de Ucrania a Rusia? 3:16

En cuestión de horas, se descubrieron parches de mar turbulento, los daneses y los alemanes enviaron barcos de guerra para asegurar el área, y Noruega aumentó la seguridad alrededor de sus instalaciones de petróleo y gas.

Hasta el momento, se han descubierto al menos cuatro fugas en los oleoductos 1 y 2 de Nord Stream de Rusia, cada una en la superficie que se asemeja a un caldero hirviendo, la más grande de un kilómetro de ancho, y juntas arrojan cantidades industriales de gases tóxicos de efecto invernadero a la atmósfera.

Los buques de guerra rusos fueron vistos por funcionarios de seguridad europeos en el área en los días previos, dijeron fuentes de inteligencia occidentales. El Consejo del Atlántico Norte de la OTAN ha descrito el daño como un “acto de sabotaje deliberado, imprudente e irresponsable”.

Rusia niega su responsabilidad y dice que ha iniciado su propia investigación. Pero el exjefe de la CIA, John Brennan, dijo que Rusia tiene la experiencia para infligir este tipo de daño: “todas las señales apuntan a algún tipo de sabotaje de que estos oleoductos están solo a unos 200 pies o menos de agua y Rusia tiene una capacidad submarina que colocará fácilmente dispositivos explosivos junto a esos oleoductos”.

El análisis de Brennan es que Rusia es el culpable más probable del sabotaje y que Putin probablemente esté tratando de enviar un mensaje: “Es una señal para Europa de que Rusia puede llegar más allá de las fronteras de Ucrania. Entonces, quién sabe qué podría estar planeando a continuación”.

El Nord Stream 2 nunca estuvo operativo, y Putin había reducido el Nord Stream 1 mientras Europa se apresuraba a reponer las reservas de gas antes del invierno, al tiempo que reducía la demanda de suministros rusos y buscaba proveedores de reemplazo.

El sabotaje del oleoducto Nord Stream podría, según Hill, ser una última tirada de dados de Putin, por lo que “no hay forma de dar marcha atrás en los problemas del gas. Y no va a ser posible que Europa siga acumulando sus reservas de gas para el invierno. Entonces, lo que Putin hace es arrojar absolutamente todo a esto en este momento”.

Líneas de suministro saturadas

Otro factor que acelera el pensamiento de Putin puede ser la proximidad del invierno. Tanto Napoleón como Hitler no lograron tomar Moscú porque las líneas de suministro que atravesaban Ucrania eran demasiado largas y arduas en invierno. Volker dice que lo que históricamente salvó a Rusia ahora está presionando a Putin: “Esta vez, es Rusia la que tiene que suministrar líneas, tratando de mantener sus fuerzas en Ucrania. Eso va a ser muy difícil este invierno. Entonces, de repente, por todos estos factores, la línea de tiempo de Putin se ha movido hacia arriba”.

La conclusión, dijo Hill, es que “este es el resultado de que Ucrania ganó impulso en el campo de batalla y de que el propio Putin lo perdió, por lo que está tratando de adaptarse a las circunstancias y básicamente tomar el control y obtener todas las ventajas”.

Nadie sabe lo que realmente está pasando en la mente de Putin. Kortunov duda que Putin esté dispuesto a comprometerse más allá de sus propios términos para la paz, “no en los términos que ofrece el presidente Zelensky, no en los términos que ofrece Occidente… [aunque] debería estar listo para ejercer un grado de flexibilidad pero no sabemos cuáles [es] probables que sean estos grados”.

Según Hill, Putin quiere que sus negociaciones sean con Biden y sus aliados, no con Ucrania: “Básicamente dice que ahora tendrás que negociar conmigo y pedir la paz. Y eso significa reconocer lo que hemos hecho sobre el terreno en Ucrania”.

Habiendo fracasado frente a la unidad militar occidental que respalda a Ucrania, Putin parece dispuesto a poner a prueba la resolución occidental diplomáticamente, tratando de dividir a los aliados occidentales sobre los términos de la paz.

Volker espera que Putin lance primero a Francia y Alemania “para decir, tenemos que poner fin a esta guerra, vamos a proteger nuestros territorios a toda costa, utilizando cualquier medio necesario, y hay que presionar a los ucranianos para que se establezcan”.

Si este es el plan de Putin, podría convertirse en su mayor error de cálculo estratégico hasta el momento. Hay poco apetito occidental por verlo permanecer en el poder –lo dijo el secretario de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, en el verano– y menos aún por defraudar a Ucrania después de todo su sufrimiento.

Putin sabe que está arrinconado, pero no parece darse cuenta del pequeño espacio que tiene, y eso, por supuesto, es lo más preocupante: ¿cumplirá realmente sus amenazas nucleares?

La guerra en Ucrania puede haber entrado en una nueva fase, y Putin puede tener la espalda contra la pared, pero el fin del conflicto aún podría estar muy lejos.



MÁS INFORMACIÓN