el puente de 634 metros construido con bloques creados en 3D


El puente Randselva se sitúa a las afueras de Oslo (Noruega), con unas maravillosas vistas a un gran bosque sobre el que se eleva. Esta megaconstrucción de unos 634 metros de largo ha sido construido gracias a la tecnología en 3D y permitirá que los vehículos crucen un río, un valle, una vía férrea y colinas sin dificultades.

El proyecto se llevó a cabo para hacer el desplazamiento más rápido y sin tantas curvas. Hasta aquí, el plan era bastante similar a otras megaconstrucciones, pero, en este caso, el puente se creó sin necesidad de hacer ningún boceto en 2D.


Idean un sistema que convierte a los rascacielos en generadores de energía.

En vez de trazar un dibujo sobre el papel, los desarrolladores de Randselva hicieron los planos tridimensionales. Este proceso novedoso va a hacer posible en el próximo mes que el tráfico pueda moverse más fácilmente y no parece haber tenido ninguna complicación.

Según Fast Company, “el nuevo enfoque para diseñar y construir proyectos” en 3D “ahorra tiempo y dinero” en proyectos que normalmente se caracterizan por ser costosos, lentos y difíciles de realizar.

Los cambios del puente se realizaban directamente en el diseño en 3D.
Los cambios del puente se realizaban directamente en el diseño en 3D.
Oystein Ulvestad vía Fast Company

Hasta ahora, los diseños que usaban el modelado de información de construcción (BIM) creaban el plano en 3D, pero luego los convertían en 2D para que los viesen los contratistas y proveedores. Si se encontraba un error, se debía cambiar el modelo digital y la creación de nuevos dibujos, algo que incrementaba el precio y ralentizaba el proceso.


El Central Park de Nueva York se encuentra a los pies del rascacielos más delgado del mundo.

La innovación de esta megaconstrucción

El puente Ranselva se ha construido de la mano de la empresa de ingeniería Sweco, que usó el método de BIM, pero eliminando los dibujos en 2D. De este modo, los contratistas usaron el modelo 3D en cada paso de la construcción.

Conforme se iba construyendo y escaneando cada sección, los cambios que se iban realizando se reflejaban directamente en el modelo. Esto implicaba que las modificaciones de las medidas del puente, se aplicaban y adaptaban en el plano en 3D.

Así se veía el plano en 3D del puente.
Así se veía el plano en 3D del puente.
Oystein Ulvestad vía Fast Company

“Cuando tradicionalmente trabajarías para construir esto con dibujos, necesitarías alrededor de 200 de estos dibujos. Y cuando revisabas cada uno de ellos unas cinco o seis veces, terminabas con unos 1000 dibujos”, comenta Oystein Ulvestad, desarrollador de BIM de Sweco, en Fast Company.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



MÁS INFORMACIÓN