El presupuesto de Trump impulsa el creciente déficit de EEUU


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha presentado un presupuesto de más 4 billones de dólares para el año que viene que contempla un déficit en torno al billón de dólares, y _a diferencia del plan que presentó el año pasado_ ni se acerca a prometer un equilibrio presupuestario federal, ni siquiera en 10 años.

Y eso sin contar el acuerdo presupuestario de 300.000 millones de dólares alcanzado la semana pasada para este año y el próximo, en el que el Pentágono y otras agencias registraron grandes aumentos de fondos.

Ese aumento de los gastos, combinado con las rebajas de impuestos del año pasado, ha disparado el déficit con los republicanos al mando en Washington.

El plan original era que el nuevo presupuesto de Trump recortara el financiamiento a agencias federales aún más que el año pasado, pero en lugar de eso llegará al Congreso tres días después de que el mandatario firmara un acuerdo de gasto para dos años que reescribe por completo el presupuesto del año pasado y el que se publicará el lunes.

El presupuesto de 2019 se diseñó en principio para reafirmar las propuestas del año pasado para recortar la ayuda al exterior, la Agencia de Protección Medioambiental, ayudas para calefacción en viviendas y otros programas no relacionados con Defensa que financia el Congreso.

“Muchos presupuestos de los presidentes se ven ignorados. Pero yo espero que este sea completamente irrelevante y totalmente ignorado” dijo Jason Furman, que fue un destacado asesor económico del expresidente Barack Obama. “De hecho, el Congreso aprobó una ley la semana pasada que básicamente anuló el presupuesto antes de que fuera siquiera presentado”.

En un adelanto del plan de gasto para 2019, la Casa Blanca se centró el domingo en el plan de 1,5 billones de Trump para actualizar las envejecidas infraestructuras del país. El presidente también pedirá un aumento de 13.000 millones de dólares a lo largo de dos años para la prevención de la adicción a opiáceos, su tratamiento y programas de recuperación a largo plazo.

Además, se ha añadido una solicitud de 23.000 millones de dólares para seguridad de fronteras, incluidos 18.000 millones de dólares para un muro en la frontera entre México y Estados Unidos y más plazas en los centros de detención de inmigrantes.

Trump volvió a eximir de los recortes a las prestaciones de jubilación de la Seguridad Social y a Medicare, como prometió en la campaña de 2016. Y aunque su plan reanudaría los intentos del año pasado por combatir la reforma sanitaria de Obama y haría duros recortes en el programa Medicaid para ancianos, pobres y discapacitados, los aliados de Trump en el Capitolio han indicado que no hay interés en abordar polémicos temas de sanidad en un año electoral.

En su lugar, el nuevo acuerdo presupuestario y las rebajas de impuestos del año pasado implican el regreso de un déficit billonario. El año pasado, el presupuesto de Trump predijo un déficit de 526.000 millones de dólares para el año fiscal iniciado el 1 de octubre de 2019. En cambio, se espera que supere con facilidad el billón de dólares una vez que los cálculos de la oficina de Presupuesto del Congreso contabilice el nuevo acuerdo de gasto y las rebajas de impuestos.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook