El Perseverance de la NASA halló una “posible forma de vida” en Marte


El róver descubrió cuatro rocas que contienen moléculas orgánicas, aunque recién se podrá confirmar en su regreso a la Tierra.

El róver Perseverance alcanzó un hito mayor en su búsqueda de rastros de vida en Marte. El robot enviado por la NASA halló rocas que contienen moléculas orgánicas y que, según los expertos, podrían ser “una posible forma de vida”, algo que deberá ser confirmado en su regreso a la Tierra antes de 2033.

“Ahora sabemos que el rover está en el lugar correcto”, dijo el administrador para la Ciencia de la NASA, Thomas Zurbuchen, en una conferencia de prensa organizada por la agencia espacial estadounidense y transmitida en vivo.

Las muestras contienen carbono, hidrógeno y oxígeno. Y son las primeras rocas marcianas ricas en moléculas orgánicas.

Aún no se trata de una prueba de que la vida existió un día sobre el planeta rojo pero es la mejor posibilidad hasta ahora de poder un día llegar a detectar con certeza una posible vida microbiana antigua.

Las muestras tomadas por el Perseverance contienen carbono, hidrógeno y oxígeno.


Las muestras tomadas por el Perseverance contienen carbono, hidrógeno y oxígeno.

Una firma biológica puede haber sido producida por la presencia de vida, pero también por un proceso inerte. Para considerar esta biofirma como definitiva, las muestras deben ser analizadas por potentes instrumentos de laboratorio en la Tierra.

“No sabemos todavía la importancia de estos hallazgos, pero estas rocas son exactamente lo que vinimos a buscar”, declaró Ken Farley, a cargo de la parte científica de la misión.

Las últimas cuatro rocas recogidas por Perseverance a partir del pasado 7 de julio son sedimentarias, distintas de las ígneas que empezaron a acumularse en otro punto del cráter Jezero hace aproximadamente un año.

Las rocas incluyen principalmente carbono, hidrógeno y oxígeno, pero también nitrógeno, fósforo y azufre: las moléculas de ese tipo pueden ser producidas por procesos químicos que no implican la presencia de vida.

Se tomaron dos cortes perforando en una roca bautizada “Wildcat ridge”, de aproximadamente un metro y situada en un delta que se formó hace unos 3.500 millones de años en la intersección entre un río y un antiguo lago.

Es particularmente interesante ya que se trata de una roca sedimentaria que parece haberse formado en el momento en el que el agua del lago se evaporó.

Está previsto que las muestras tomadas por el róver comiencen a llegar a la Tierra a partir de 2033.


Está previsto que las muestras tomadas por el róver comiencen a llegar a la Tierra a partir de 2033.

“Wildcat ridge” tiene también “un gran potencial de conservación de una biofirma”, declaró Shuster, experto de la universidad de California, en Berkeley.

Para analizarlas se involucró al instrumento Sherloc, equipado con la cámara Watson, y el grupo de investigación encargado de estudiar los datos son italianos que trabajan para el Observatorio Arcetri del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF).

Es casi seguro que la respuesta sobre la naturaleza de estas moléculas solo estará disponible cuando las rocas lleguen a la Tierra gracias al relevo de la misión MSR, que según Lori Glaze, directora de la división de ciencias planetarias de la NASA, podría comenzar entre 2027 y 2028, mientras que la primera las muestras podrían llegar a nuestro planeta en 2033.



MÁS INFORMACIÓN