El paro bajó el año pasado en 38.692 personas, el recorte más pequeño desde que empezó la recuperación económica


La desaceleración del mercado de trabajo español —aquejado tanto por el enfriamiento de la economía internacional como por la duradera incertidumbre política interna— ha ofrecido en 2019 su peor cara desde que el país salió de la Gran Crisis.

La cifra de desempleados apenas se redujo en 38.692 personas, el peor dato desde 2013, según las cifras que ha ofrecido este viernes el ministerio de Trabajo. Una cifra que choca después de varios años en los que se habían registrado recortes de cientos de miles de parados. 

El año 2019 terminó así con 3.163.605 españoles en la cola del paro tras siete ejercicios a la baja… pero aún por encima de la barrera psicológica de los tres millones de parados. Las autonomías mejor paradas han sido Castilla y León y el País Vasco, que han reducido sus bolsa de desempleo un -5,1% y un -4,6% respectivamente. Las que peor salen en la foto han sido Castilla-La Mancha (+3,2%) y los dos archipiélagos, Baleares y Canarias, que suman parados de la mano de un enfriamiento turístico respecto al boom de años precedentes.

El dato de afiliación a la Seguridad Social, por su parte, también empeora el de los anteriores años de recuperación económica. Se han creado 384.373 empleos en los últimos doce meses, el peor dato desde 2013… y muy por debajo de los 620.000 que se crearon en 2017, el último año completo de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. 

El año cierra por lo tanto con 19.408.538 cotizantes una cifra aún lejos de los 20 millones que se había marcado el líder del PP para este año, antes de la moción de censura de Pedro Sánchez que puso fin a sus seis años de Gobierno popular. 

“Hay que reconocer que esta tendencia se debe a un entorno mundial complejo y a un entorno de incertidumbre política que ha influido de manera notable“, ha admitido Yolanda Valdeolivas, la secretaria de Estado de Empleo, tras conocerse las cifras laborales del año. “Seguimos notando la ralentización del crecimiento económico“, ha añadido Octavio Granado, secretario de Estado para la Seguridad Social.

Variación de afiliación anual
TRABAJO

Y es que el enfriamiento del mercado de trabajo se expande a todos los datos laborales. La firma de contratos solo creció el año pasado un 1% (llegaron 22,5 millones a las ventanillas de las oficinas de empleo); y de todos ellos, los indefinidos, de los que registraron 2,1 millones, se desploman un 5,5% respecto a la cifra de contratos fijos de 2018. 

“El empleo está mostrando mejores retribuciones y mayor estabilidad, pero seguimos advirtiendo de una exagerada rotación en el empleo“, ha explicado Valdeolivas. 

El Gobierno justifica que los contratos fijos sigan suponiendo menos del 10% del total en tres motivos: uno, que debe reforzarse la causalidad de la contratación temporal (“gran parte de estos contratos no responden a la causa para la que están dirigidos”); dos, que España tiene un tejido productivo “marcado por la estacionalidad y el sector servicios”; y tres. en un supuesto “efecto psicológico” en los contratadores. “Creen que es más sencilla la vinculación temporal que la indefinida, cuando en términos reales no es así”, dice la secretaria de Estado.

Frenazo de la construcción

Antonio Garamendi, presidente la CEOE.

El sector agrícola, además, también tiene motivos para la preocupación. Es el único que pierde cotizantes respecto al año anterior: 31.363 afiliados menos. El resto de sectores amplía su fuerza laboral… y especialmente el sector servicios, que suma casi 400.000 ocupados más, un alza más templada en todo caso que en años anteriores.

Tampoco están de celebración las actividades energéticas y financieras, que pierden cotizantes respecto al año anterior. El resto de actividades sí eleva su cifra de ocupados y muy especialmente el sector sanitario y de servicios sociales (suma 98.964 afiliados más este año, un 6,5% de aumento). 

El empuje de la hostelería y el comercio existe, como en otros años, pero es más modesto (+45.565 y +34.332 cotizantes más, respectivamente) en sintonía con el apaciguamiento en la llegada de turistas a España. La construcción también pisa el freno: en 2018 crecía su afiliación un 8,4% y en 2019 solo lo hace al 2,8%.

Mejora la cobertura a los parados

Las buenas noticias vienen en la cobertura a los desempleados. El 64,8% de los parados cuentan con algún tipo de ayuda del Gobierno, cinco puntos más que hace un año. Una cifra que además se acelera, porque en 2018 había avanzado esta cobertura solamente en dos puntos. 

La cuantía media de la prestación también pega un arreón desde 824,8 hasta 846,9 euros, un 2,7% más… cuando un año antes solo había crecido un 0,7%. “Esto representa una evidente y potente política social con la que este ministerio se ha comprometido desde su inicio”, ha zanjado Valdeolivas.

Los sindicatos piden derogar “urgentemente” la reforma laboral

El acuerdo entre PSOE y Podemos para el próximo Gobierno de coalición propone una derogación parcial de la reforma laboral que incluya una limitación de la externalización, que el convenio sectorial vuelva a primar sobre el de empresa y recuperar la ultraactividad del convenio (es decir, que el acuerdo que caduque siga vigente mientras se negocia el nuevo). 

Los sindicatos, tras conocer los datos de paro de 2019, consideran “urgente”. derogar la pasada norma que introdujo el PP en 2012 al llegar al poder. “Solo seis de cada 100 contratos fueron indefinidos y a tiempo completo y eso se debe a la reforma laboral del PP”, apunta Mari Carmen Barrera, secretaria de Empleo de UGT, que pide que un salario mínimo en convenio de 1.000 euros en 2020. 

No son de la misma opinión entre los empresarios. “Incrementar costes laborales, generar desconfianza y políticas económicas equivocadas incrementarán la destrucción de empleo”, lamenta Lorenzo Amor, responsable de la asociación de autónomos ATA.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: