El excéntrico exguardameta y colaborador de El Chiringuito, de 75 años, fue dado de alta tras pasar dos semanas ingresado con un cuadro de neumonía bilateral provocado por el coronavirus y regresó al programa presentado por Josep Pedrerolpara relatar cómo vivió el delicado proceso que le tuvo “cerca de morir”.

Gatti recordó que “fui a que me revisaran y me dijeron que me tenía que quedar ingresado”, lo que no le gustó y le hizo ser desobediente y respondón: “Cogía las pastillas y las tiraba. Las enfermeras se daban cuenta”.

No obstante, finalmente “me di cuenta de lo que estaba pasando cuando me lo dijeron. En el hospital me decían que me iba mañana cada día. Me dijeron que estuve cerca de morir”.

El exarquero reveló que otro de los motivos que le concienció de la gravedad de la situación fue la llamada de Florentino Pérez, a quien Gatti se refiere como ‘el jefe’: “Es Dios, mi Dios, y me dice: ‘Loco, me dijeron que les rompías las pelotas, hacías líos y te querías ir, ¡pero casi te vas del país y del mundo! ¡Estabas para morir, Loco!'”.

Carlos Latre canta para que vuelva el fútbol.

Gatti explicó que “ahí lo creí, porque yo a Florentino le creo todo” y “me hizo darme cuenta de que podía haber muerto”.

En cualquier caso, uno de los aspectos que más llamó la atención del regreso de Gatti a El Chiringuito fue su confesión sobre el motivo por el que logró superar el virus: “El paciente que estaba internado al lado me vio comer mandarinas y se enganchó. Yo creo que nos curamos comiendo mandarinas”.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: