el impropio fallo de un campeón del mundo


Kane celebra el gol de la victoria frente al Southampton.
EFE

Un gol de Kane dio el triunfo al Tottenham, muy lejos del líder Liverpool pero en puestos de Champions League. Duro partido para los de Mauricio Pochettino, y meritorio por jugar una hora con diez.

El conjunto de Pochettino se las prometía felices cuando se adelantó con gol de Ndombele en el minuto 24, pero las esperanzas de un partido tranquilo se esfumaron cuando Aurier fue expulsado por doble amarilla.

A partir de ahí, llegó el desconcierto en los Spurs. Con el balón en su poder, Lloris tardó una eternidad en querer sacar el balón y cuando se dio cuenta ya tenía a Ings encima. El portero quiso regatearle pero se dejó el balón atrás.

Lo siguiente fue Ings empujando a la red el balón, el guardameta lanzándose a por él desesperado y no pudiendo evitar el tanto del empate. El rostro del veterano guardameta francés, todo un poema.

Harry Kane, en el 43′, justo antes del descanso, evitó que el ‘sonrojo’ de Lloris fuera a más. El ‘killer’ de los ‘Spurs’ certificó con un disparo seco una bonita triangulación a la contra entre Son y Eriksen, y con ello la victoria final.

https://platform.twitter.com/widgets.js



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: