El gobierno español aprueba el decreto que pondrá fin al uso de la mascarilla en interiores


El gobierno español aprobó este martes un decreto que elimina la obligatoriedad de usar mascarilla en espacios interiores, salvo en hospitales, transporte público y residencias de ancianos, una medida que entrará en vigor este miércoles.

España abandona una de las últimas restricciones sanitarias todavía vigentes en el país ante la pandemia de la Covid-19, gracias al “contexto epidemiológico favorable” actual debido principalmente a la “altísima cobertura vacunal” en la población, señaló en rueda de prensa la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

La mascarilla seguirá siendo obligatoria solo en centros de salud y hospitales, los geriátricos y el transporte público, pero se recomienda su uso en “eventos multitudinarios, aglomeraciones y en el entorno familiar o celebraciones cuando estemos con personas con factor de vulnerabilidad”, detalló Darias.

En las oficinas no será obligatoria, salvo cuando las empresas lo consideren necesario, explicó.

El uso de la mascarilla ha sido siempre muy respetado en el país, que incluso fue uno de los pocos que volvió a establecer su uso obligatorio al aire libre antes de la pasada Navidad, para hacer frente a la contagiosa variante Ómicron. En febrero, se volvió a levantar esa medida.

España, un país muy golpeado por la primera ola de la pandemia en la primavera de 2020, cuando los españoles quedaron bajo uno de los confinamientos más estrictos del mundo, puso en práctica a finales de marzo una nueva estrategia para tratar la Covid-19 como enfermedad endémica, comparable a la gripe.

El gobierno lo justificó subrayando el hecho de que el país posee una de las tasas de vacunación más elevadas del mundo, con 92.5% de su población mayor de 12 años totalmente inmunizada y más de la mitad de sus 47 millones de habitantes incluso con la dosis de refuerzo.

El país ha registrado 103,266 fallecidos por la Covid-19, según las cifras oficiales.



MÁS INFORMACIÓN