El expresidente peruano Alan García es ingresado en un hospital tras su detención, por el caso Odebrecht, según medios | Noticias Univision América Latina


El expresidente de Perú Alan García fue ingresado en un hospital este miércoles cuando agentes fueron a detenerlo por su supuesta vinculación en delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht.

El exmandatario, de 69 años, fue ingresado en el Hospital Casimiro Ulloa tras dispararse en su casa en el barrio de Miraflores. Erasmo Reyna, uno de los abogados de García, confirmó al diario El Comercio de Lima que el expresidente está en el centro médico. El diario, citando fuentes, indicó que García está siendo sometido a una intervención quirúrgica de emergencia tras pegarse el tiro en el lado derecho del cráneo.

“El expresidente tomó la decisión de dispararse. En estos momentos está en operación. Inmediatamente producido esto ha sido trasladado al hospital Casimiro Ulloa, en donde se encuentra en estos momentos siendo operado”, dijo Reyna. La bala dejó orificio de entrada y de salida.

“La situación es crítica y muy grave”, indicó Zulema Tomás, ministra de Salud, en una rueda de prensa. Según explicaron fuentes sanitarias, ingresó en el hospital hacia las 6:40 am hora local, donde fue operado. El expresidente sufrió tres paros cardiorespiratorios. “Su estado es delicado y con pronóstico reservado”, señaló Tomás.

El ministro del Interior, Carlos Morán Soto, dio detalles de cómo ocurrieron los hechos. Cuando los efectivo policiales llegaron a la residencia de García, este les pidió tiempo para llamar a su abogado. El expresidente subió entonces a su habitación que luego cerró con llave. Según los agentes, poco tiempo después se escuchó un disparo y cuando forzaron la puerta, encontraron a Alan Gargía sentado con un disparo en la cabeza.

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad acudieron a la casa del político, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de prohibición de salida del país para someterlo a una detención provisional por 10 días ordenada por el Poder Judicial.

Luego de conocer dicha orden el exmandatario solicitó a finales del año pasado, sin éxito, asilo diplomático en la embajada de Uruguay.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el gobierno del líder del Partido Aprista Peruano, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Los presuntos delitos

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, revelara que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Precisamente, este martes García calificaba como “especulación” dicha vinculación con la firma brasileña.

Las transacciones de los 4 millones proceden de la Caja 2 de Odebrecht, la cuenta oculta con la que la empresa brasileña pagó millonarios sobornos en una docena de países en América Latina, según relevó el domingo IDL-Reporteros.

Los beneficiarios de estas operaciones tenían como seudónimos “Chalán” para Nava y “Bandido” para su hijo, identificación confirmada por la constructora.

Además, Nava también recibió en sus cuentas más de un millón de dólares que Odebrecht transfirió inicialmente al exvicepresidente de la estatal Petroperú Miguel Atala en 2007, en una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

García también rechazó este martes en declaraciones al Canal N de televisión conocer el sobrenombre de “Chalán”. “De ninguna manera tenía conocimiento de ningún acto ilícito. En absoluto me suena el nombre de ‘Chalán'”, aseguró.

El exministro de Transportes y Comunicaciones Enrique Cornejo, otro implicado en el escándalo de Odebrecht, dijo en medio de la noticia sobre el expresidente García que se va a entregar a la justicia. El Poder Judicial también había ordenado su detención preliminar por 10 días.

Kuczynski seguirá detenido

La semana pasada el Poder Judicial peruano ordenó la detención por 10 días del expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) , en el marco de una investigación que se le sigue por el presunto delito de lavado de activos relacionado al mismo escándalo de corrupción de Odebrecht. El lunes perdió una apelación para recuperar su libertad y en los próximos días podría ingresar a prisión a petición de la Fiscalía.

La Primera Sala Penal de Apelaciones Nacional Permanente Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios desestimó el recurso interpuesto por Kuczynski, pero aceptó liberar a su secretaria Gloria Kisic y su chofer, José Luis Bernaola, quienes hasta ahora estaban arrestados junto al exmandatario.

Los tres están acusados de haber lavado dinero de la constructora brasileña Odebrecht a través de consultorías a nombre de Westfield Capital, la empresa de Kuczynski registrada en Estados Unidos, cuando este era ministro del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006).

La Fiscalía sospecha que las consultorías, que ascendieron a 782,000 dólares entre 2004 y 2007, son supuestamente unos pagos con apariencia de legalidad para obtener los favores de Kuczynski en la adjudicación de grandes obras públicas cuyas licitaciones obtuvieron mediante sobornos.

En fotos: Así se desató la crisis en el gobierno del peruano Kuczynski

Loading



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook