El espionaje alemán captó conversaciones rusas que admiten las matanzas de civiles en la ciudad de Bucha

El espionaje alemán grabó conversaciones entre soldados rusos en Ucrania que presuntamente prueban que los disparos a civiles formaban parte de la estrategia de guerra de Rusia en ese país, informó este jueves el semanario Spiegel.

El BND (siglas en alemán de los servicios de espionaje federales) captó conversaciones de radio entre militares rusos en las que se mencionaba la muerte de civiles y Spiegel asegura que algunas de ellas se pueden relacionar con los casos de civiles encontrados muertos en las calles de Bucha, cerca de Kiev.

Un soldado cuenta a otro en una de esas grabaciones cómo él y otro soldados habían disparado a una persona en una bicicleta; en otra conversación captada por el BND se escucha a un hombre que afirma que “primero se pregunta a los civiles, luego se les dispara”.

El Grupo Wagner, implicado

El semanario alemán afirma que las grabaciones fueron presentadas este miércoles en el Parlamento alemán y que del material del BND se deduce que en las muertes de civiles en Ucrania estuvieron involucrados miembros del “Grupo Wagner”, que “destacó ya en su intervención en Siria por su crueldad especial”.

Spiegel informa de que las escuchas del BND permiten demostrar que los disparos a civiles no era acciones aisladas de algunos soldados y que dan testimonio de que las tropas rusas conversaban sobre actos cometidos de manera cotidiana.

“Eso apunta a que los asesinatos de civiles eran parte de la acción de los militares rusos, posiblemente parte de una estrategia clara. Se trata así de propagar el miedo y el terror entre la población civil para eliminar su resistencia”, asegura la publicación.  

El canciller Olaf Scholz condenó desde el Parlamento alemán esas “masacres de civiles”, que calificó sin paliativos de crímenes de guerra

Identificados los autores de los disparos

Por otra parte, un grupo de periodistas de investigación ucranianos asegura haber podido identificar a algunos de los presuntos autores de disparos contra civiles en la localidad de Bucha como pertenecientes a una brigada naval del Ejército ruso del Pacífico.

Los periodistas del sitio de periodismo de investigación ucraniano slidstvo.info, miembro de la Red Global de Periodismo de Investigación (GIJN, por sus siglas en inglés), afirman que algunos de los presuntos autores de muertes de civiles ucranianos han reconocido su acción.

Los miembros de la brigada número 155 proceden de Vladivostok, en el este de Rusia, y ese grupo de militares fue hecho responsable de crímenes y genocidio tanto en Bucha como en Irpin y Gostomel por parte de las autoridades militares ucranianas, agrega el sitio.

Los periodistas de slidstvo.info identifican al marinero Mijaíl Tkach, de veinte años y nacido en Vladivostok, quien llegó a Ucrania en febrero y del que han obtenido citas publicadas en la red social rusa Vkontakte.

Los periodistas dan también el nombre de Aleksey Gaskov, de 20 años, nacido en Buryatia y que se alistó pocos años después de terminar sus estudios escolares en 2017; se integró en la Yunarmiya, un movimiento que consideran “la analogía rusa” de las Juventudes Hitlerianas del régimen nazi.

Dan además el nombre del sargento Aleksey Skulkin, de 33 años, que ha sido miembro del Ejército ruso durante 15 años y que participó presuntamente en la guerra en Siria dentro del apoyo ruso al régimen de Bachar el Asad.

De estos militares, así como de otros pertenecientes a la brigada mencionada, el sitio ucraniano ofrece fotografías, así como de familiares, obtenidas a partir de publicaciones de los propios soldados en redes sociales.

MÁS INFORMACIÓN