El clamor de los hospitales por un mejor presupuesto


La incertidumbre está presente entre organizaciones de pacientes, especialistas y directores médicos, por el presupuesto que se le asignará a varios de los hospitales más grandes del país para el año 2023.

Tal es el caso del Hospital Santo Tomás, en Calidonia, el cual requiere un presupuesto de $199 millones para el próximo año, pero le recomendaron $153 millones. Eso representa $46 millones menos de lo solicitado, para hacer frente a gastos de inversión y funcionamiento.

Esto motivó que la Asociación de Médicos Especialistas del Santo Tomás le enviara una nota al presidente del patronato de esta instalación y también secretario del Ministerio de Salud (Minsa), José Baruco, en la que se expresó la “preocupación” por el ajuste presupuestario.

“Este exabrupto administrativo por parte del Ministerio de Economía y Finanzas no es tolerable, sobre todo porque estamos saliendo de una pandemia y algunos de los planes, proyectos y programas que tenía el hospital se vendrán al traste por la reducción del monto solicitado para trabajar”, indica el escrito, que lleva la firma de Juan Carmelo Wong, presidente de la asociación.

Para los especialistas del Santo Tomás, no proporcionar los fondos requeridos no sólo refleja el “desconocimiento” de las políticas públicas en materia de salud, sino que también deja ver la “poca sensibilidad social”, al afectar la salud de los panameños.

La nota concluye recordando a las autoridades de Gobierno que en salud y educación “no se gasta, se invierte”, razón por la cual los médicos instan al Patronato del Hospital Santo Tomás a interponer sus oficios para gestionar el presupuesto solicitado de $199 millones.

Los niños

Una realidad parecida afronta el Hospital del Niño, también en Calidonia, el cual pidió para 2023 un presupuesto de $103 millones y le dieron $79.8 millones. Este es el hospital pediátrico más importante del país.

Paul Gallardo, director de este centro hospitalario, subrayó que definitivamente este ajuste impactará el funcionamiento del hospital, por lo cual les tocará el próximo año acudir a solicitar traslados de partida o créditos extraordinarios, para operar de forma adecuada.

De hecho, recordó que ayer estuvieron junto a las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) solicitando un traslado de partida, para terminar el 2022.

En el caso del Hospital del Niño, solo en urgencia se atiende por día a unos 300 pacientes. Al año están brindando el servicio a más de 200 mil niños y niñas del país.

Gallardo hizo un llamado sobre las consecuencias de no invertir en salud.

“Por supuesto que yo tengo que invertir para tener una población sana y, en la vida, eso es en todas las edades. Los insumos y equipos médicos son costosos. Mi llamado en general es que así como es importante la salud del niño, también es importante la de la persona adulta. Es necesario revisar el presupuesto que se otorga a salud, porque los pacientes y las enfermedades no esperan”, remarcó.

Oncológico

El subdirector médico del Instituto Oncológico Nacional (ION), Aníbal Villarreal, está “cruzando los dedos” para que se tome en cuenta una solicitud de reconsideración al presupuesto que se les recomendó.

El ION solicitó para 2023 un total de $83 millones y se le recomendó $60 millones. Luego de eso, Villarreal manifestó que pidieron una reconsideración de $10 millones más, sobre todo para funcionamiento. “Si no podemos hacer inversiones, por lo menos mantengan el incremento en funcionamientos para la atención de la población, ya que no podemos dejar de funcionar”, puntualizó.

En palabras del subdirector del ION, es muy “importante” que les otorgue el presupuesto solicitado, debido a que anualmente reciben unos 4 mil pacientes nuevos de cáncer, siendo los principales tipos el de mama, próstata y cuello uterino.

“Ya hicimos la solicitud por escrito de por qué necesitamos estos $10 millones más a la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional, al Ministerio de Economía y al Ministerio de Salud. Ahora nos queda cruzar los dedos para que se apruebe”, concluyó el médico.

Roger Barés, presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares, lamentó que todos los años se tenga que mendigar dinero para educación y salud, cuando ambas temáticas son “indispensables” para el crecimiento de un país.

Su planteamiento fue el siguiente: “si tenemos a una población sin educación, reinará la ignorancia. Y si no le brindamos salud, tendremos un pueblo enfermo. Invito al Gobierno a que haga algo en ambos temas”.



MÁS INFORMACIÓN