El chofer Henri Paul estaba ebrio


PRUEBA. CONTINÚA INVESTIGACIÓN SOBRE EL ACCIDENTE OCURRIDO EN 1997.

Unas nuevas pruebas de ADN parecen indicar que Henri Paul, el conductor del automóvil en el que viajaba Diana de Gales el día de su muerte en 1997, estaba ebrio la noche del trágico accidente en París, afirmó ayer la cadena británica BBC.

Estas pruebas, hechas en el último año por las autoridades francesas, vienen a confirmar los exámenes originales de que Paul estaba por encima del límite de alcohol permitido a los conductores en Francia, según el programa Cómo murió Diana: Los Archivos de la Conspiración, que será emitido hoy en Reino Unido.

En el accidente, además de Diana, murió su amigo Dodi Al Fayed, hijo de Mohamed Al Fayed (dueño de los grandes almacenes Harrods), y el conductor del Mercedes, pero salvó la vida Trevor Rees-Jones, guardaespaldas de la princesa.

Los resultados de ADN vienen a demostrar, además, que las pruebas de sangre originales del conductor no fueron cambiadas, como han sugerido las teorías de conspiración.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: