El Banco Central de Nicaragua prevé una caída del -4.5 % del PIB


El Banco Central de Nicaragua (BCN) pronosticó este jueves una caída del -4.5% del producto interno bruto (PINB) para 2020, el tercer año seguido que cerrará con saldo rojo el país centroamericano.

Versión impresa

El presidente del BCN, Ovidio Reyes, indicó en una presentación virtual que “se mantiene una proyección de tasa de crecimiento del PIB de -4.5%, con un rango de entre más o menos 1%”, superior a la proyección inicial, publicada antes de la pandemia de la COVID-19, cuando estimaba un crecimiento del 0.5%.

El PIB de Nicaragua decreció un 3.9% el año pasado, y 4% en el 2018, como producto de la crisis social y política que afecta al país desde hace más de dos años, según el Banco Central.

Asimismo, el banco emisor del Estado proyectó una tasa de inflación de 3.7%, con un rango de entre más menos 0.5%.

Afectados por el virus

En la presentación del informe “Estado de la economía nicaragüense y perspectivas a octubre 2020”, Reyes explicó que este año “la evolución de la economía de Nicaragua, como la de toda la región centroamericana y del mundo, se ha visto afectada por la pandemia mundial” de la covid-19.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

Afirmó que durante el primer trimestre la economía nicaragüense mantuvo la trayectoria de estabilización y recuperación que se venía observando desde mediados de 2019.

“Sin embargo, en el segundo trimestre se manifestó directamente el impacto de la COVID-19 a través de la reducción del comercio y de la producción mundial, la que afectó a Nicaragua principalmente en las actividades económicas relacionadas con el sector turístico: hoteles y restaurantes, y de servicios en general”, indicó.’

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima una caída del -5,.5% del PIB para Nicaragua en 2020, inferior al -6% que pronóstico en abril..

En el segundo trimestre se manifestó directamente el impacto de la covid-19 a través de la reducción del comercio y de la producción mundial, la que afectó a Nicaragua principalmente en las actividades económicas relacionadas con el sector turístico: hoteles y restaurantes, y de servicios en general.

El Banco Central proyectó una tasa de inflación de 3.7 por ciento, con un rango de entre más menos 0.5 por ciento, producto de la crisis social y política que afecta al país desde hace más de dos años y ahora se suma la pandemia.

Aseguró que a principios del tercer trimestre “han surgido señales económicas de recuperación”.

VEA TAMBIÉN: Panamá crea programa de residencia permanente para inversionistas extranjeros calificados

“En esta recuperación se destaca la evolución positiva de las exportaciones de mercancías, depósitos bancarios y reservas internacionales, lo que ha dado lugar a una estabilidad cambiaria y del sistema financiero que han favorecido a la baja en las tasas de interés”, destacó.

Producción y empleos

Asimismo, dijo que la producción y el empleo “están dando señales de recomposición después de haberse contenido su reducción”.

Para lo que resta del año, continuó, “se prevé una recuperación de las principales variables de la economía real, la que podría acelerarse una vez que se levanten las restricciones de viajes y el comercio y la economía internacional se recuperen”.

También se espera que las variables monetarias y financieras mantengan su tendencia de crecimiento.

El BCN estima que la cuenta corriente de la balanza de pagos finalice con superávit, impulsado por la mejora de la balanza comercial y de servicios.

También esperan que los depósitos crezcan, que el crédito presente colocaciones netas cada vez menos negativas y que las reservas internacionales continúen consolidándose.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *