El arroz de Italia gana puntos en plena pandemia del coronavirus


AFP 17 May 2020 – 03:00 AM

Italia, líder europeo del cultivo de arroz, ha visto cómo se ha disparado su consumo durante la pandemia, hasta el punto de superar a la sacrosanta pasta. Y pese a la crisis, Roma ha firmado un acuerdo para vender arroz a … China

El ‘risotto’, receta estrella de las mesas italianas, especialmente en el norte, es también muy apreciado por los chinos, que importan las variedades de arroz necesarias para su preparación, como el “Carnaroli”, el “Arborio”, el “Roma o el “Baldo”.

“Es porque nuestro arroz es de mejor calidad que el cultivado en China”, se vanagloria Stefano Greppi, presidente de la sección de Pavía de la Coldiretti, primer sindicato agrícola italiano.

Greppi se congratula además de la reciente firma, en plena pandemia, de un acuerdo que permite la exportación hacia China de arroz “made in Italy”.

Una buena noticia para los productores de las provincias de Pavía (Lombardía), de Vercelli et de Novara (Piamonte), que concentran entre las tres el 90% de la producción italiana.

“Es como venderles helado a los esquimales”, bromeaba el diario Il Corriere della Sera tras la firma del acuerdo, a principios de abril.

“La puertas del inmenso mercado chino se abren para el arroz (y el risotto) cultivado en los campos en torno a Pavía” agregaba el diario, que precisaba que ya existen en China “imitaciones autóctonas del risotto a la italiana”.

La producción italiana de arroz, repartida en 220.000 hectáreas cultivadas por 4.200 productores en todo el país, representa 1,5 millones de toneladas, y cerca del 50% del total de la Unión europea. Tiene unas 200 variedades.

Europa es sin embargo un peso pluma en el planeta arrocero con apenas 0,4% de la producción mundial (500 millones de toneladas anuales), mientras que 90% es cultivado en Asia.

Pero también en su propia tierra el arroz italiano tiene éxito, pues su consumo aumentó 47% durante las seis primeras semanas de la pandemia. Su demanda destronó incluso a la reina “pasta” durante este período, según la Coldiretti.

“Durante la emergencia de covid-19, se ha redescubierto al arroz y también al risotto, que había sido un poco despreciado en la cocina italiana”, explica a la AFP Stefania Buffa, de 27 años, cultivadora de arroz en Robbio (Lombardía).

Sergio Lombardi, de 63 años, cuya granja está situada en el mismo municipio, explica que “la región puede contar con una reserva de agua y un suministro constante durante toda la duración del cultivo del arroz, lo que no es posible en todas las regiones de Italia”. Sembrado en primavera, el arroz es cosechado en Italia entre septiembre y octubre.

El arroz, introducido en el norte de la península en el siglo XII por los monjes cistercienses, se benefició luego de la llegada de canales, cuya disposición fue diseñada por Leonardo da Vinci, y finalmente de la mecanización.

Hasta los años 1950-1960, las trabajadoras –eran sobre todo mujeres– venidas del sur para cosechar en las planicies del Po, eran llamadas ‘mondine’, las podadoras.

Sus muy duras condiciones de trabajo inspiraron la célebre canción “Bella ciao”, así como el cine neorrealista y la película “Arroz Amargo” (Riso amaro, 1949) con Silvana Mangano y Vittorio Gassman.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: