el aceite, el lavavajillas y la margarina se disparan más del 50%


El dinero cada vez cunde menos en el supermercado y llenar el carrito cada vez resulta más caro. A pie de calle, la queja de los consumidores es unánime y no es sin motivo: cada hogar español pagará este año 500 euros más en la cesta de la compra, debido a una subida del 9,4%. Los aceites de oliva y girasol, el lavavajillas, la margarina, la pasta, los plátanos y el salmón son los productos que más se incrementan y gravan a las familias.


Así lo asegura un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), cuyo observatorio ha analizado 156 productos, que incluyen frescos -como frutas, verduras, carnes y pescados-, así como alimentación envasada, droguería e higiene. En este estudio han observado la evolución tanto de productos de marca de fabricante como blancas en nueve cadenas de supermercados de ámbito nacional. El resultado: un 84% de los artículos (131) ha subido de precio, frente a solo un 16% (solo 25 precios) que ha bajado.

“El esfuerzo adicional que tienen que hacer las familias para adquirir los mismos productos respecto al año pasado son 500 euros, que es el equivalente a la compra de un mes. Van a tener que invertir un mes más, un mes trece, para hacer la misma compra que el año pasado”, explica a 20minutos Ileana Izverniceanu, directora de comunicación y portavoz de OCU, que considera que la subida se agravará “en los próximos meses”.

“El esfuerzo adicional de las familias son 500 euros, que es el equivalente a la compra de un mes”

Los productos que más han incrementado su precio ha sido el aceite de oliva suave (53,6%) y el de girasol (49,3%) ambos de marca blanca, seguidos de la botella de lavavajillas (49,1%) y la margarina (41,5%), según la OCU. A continuación, con subidas entre un 30 y un 40% se encuentran la pasta, los plátanos de Canarias y el salmón en rodajas. “Es preocupante porque esta monitorización la hacemos en productos muy básicos, esenciales, que se  encuentran en cualquier hogar”, indica la directora de comunicación. 


<p>Un supermercado de Alcampo.</p>

Entre los artículos que reducen su coste, ninguna bajada llega al 10% y destacan el solomillo de cerdo (-9,4%), las cebollas (-8,5%) y varios productos de droguería e higiene, como el jabón de manos de marca blanca, la pasta de dientes, las maquinillas de afeitar y el ‘limpiabaños’, con caídas entre el 4,1% y el -8,4%.

¿Es posible hacer algo al respecto?

En cuanto a las posibilidades de los consumidores para mitigar los efectos de estas subidas, Izverniceanu recomienda “comparar” tiendas. “Todavía hay margen de ahorro. Hay supermercados que tienen política de precios económicos durante todo el año. No suelen coincidir con aquellos que lanzan grandes ofertas, que son reclamos publicitarios y lo hacen para que entres y lo compres todo allí. Es importante identificar qué establecimientos son”, señala.

Además, aconseja intentar “tener flexibilidad” y buscar “alternativas” a un producto que haya subido mucho de precio, siempre que se puede. Sin embargo, reconoce que esto no siempre es sencillo, como ocurre en esta ocasión con el aceite, puesto que tanto el de oliva como el de girasol y la margarina han aumentado su coste.

“Los consumidores deben comprar. Hay supermercados que tienen política de precios económicos durante todo el año. Es importante identificarlos”

Además, la portavoz de la OCU incide en la necesidad de que el Gobierno adopte disposiciones para paliar esta subida, como “suspender los impuestos que gravan las energías” para conseguir “contener los precios de los productos manufacturados”. “Ante una situación tan negativamente histórica, deberíamos tener también medidas históricas para frenar este aumento“, insiste.

¿A qué se debe esta subida?


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; y la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

Izverniceanu recalca que la mayor parte de esa subida del 9,4% de la cesta de la compra se ha producido en los últimos dos meses y medio: un 5,1% desde el 20 de diciembre hasta el 5 de marzo. “Nos preocupa que se está responsabilizando a la guerra en Ucrania, pero es solo una justificación, porque esto viene de lejos. El conflicto va a perjudicar a los precios, pero esta tendencia se remonta a agosto de 2021″, detalla.

“Venimos ya de unos precios muy muy elevados. Es la repercusión del coste de la electricidad y de los carburantes, son costes de producción que nos consta que muchos fabricantes e industrias han intentado no repercutirlos durante finales del 21, pero ya les es imposible. Es el efecto que se es esperaba”, afirma. No obstante, admite que la “psicosis” generada por el paro de transportes y los “famosos carteles para limitar la compra de determinados productos” han podido contribuir a esta subida.

“Los precios van a seguir subiendo en los próximos meses, igual que los costes de producción. Hasta agosto no va a haber un cambio de tendencia”

En este sentido, lamenta que este incremento en la cesta de la compra se une al sobrecoste que las familias tienen que pagar en carburante, gas y electricidad, que la OCU valoró en 2021 en 800 euros. Y, sobre los precios en los supermercados, Izverniceanu se muestra contundente: “Sin duda, van a seguir subiendo en los próximos meses, igual que los costes de producción. No sabemos cómo van a reaccionar los mercados con el tope del gas. Nos tememos que hasta agosto no vaya a haber un cambio de tendencia“.



MÁS INFORMACIÓN