Ejecutivos instan al Gobierno a ser firme en impedir bloqueo de calles


La huelga que amenazan con iniciar este miércoles los obreros de la construcción en Panamá “nos perjudicará a todos, especialmente a los más pobres”, por lo que un dirigente empresarial pidió este martes “firmeza” al Gobierno en garantizar la libre circulación de las personas.

El presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), Héctor Cotes, declaró a Efe que “es un derecho de todos” el protestar, pero “nos mantenemos firmes en decir que no se puede afectar a terceros”, y acotó que la “incertidumbre” que está generando el anuncio de huelga alcanza a los inversores extranjeros.

“Sí tenemos que ser firmes en función de asegurar la libertad de que todo mundo pueda generar sus ingresos, para evitar las afectaciones a todos los trabajadores que están tratando de echar para adelante este país todos los días”, apuntó.

El Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) comenzará mañana “una huelga nacional indefinida” en demanda de un aumento salarial del 60 % pagadero a razón de 15 % anual durante los próximos 4 años, mientras que la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC) ofrece un ajuste del 4 % para el mismo período.

Cotes considera “insostenible” esa petición de los trabajadores porque “va a afectar a todos”, especialmente a las pequeñas empresas, “en momentos que el sector de la construcción va en decrecimiento”.

Señaló que Apede está presente en las mesas de negociación con Suntracs, encabezada por la CAPAC, “y no se va a parar de allí, por eso instamos a Suntracs a volver a ese espacio de diálogo”.

También refirió que participan en la mesa de diálogo con las organizaciones civiles de la provincia de Colón que iniciarán el jueves una huelga general, y reiteró que “lo que necesitamos es llegar a los resultados”.

“Estamos viendo la situación muy de cerca, consideramos que Suntracs debiera estar en la mesa, la huelga no solo afecta a los agremiados de CAPAC, sino a todas las personas que viven en el país por evitar el libre tránsito de terceros”, enfatizó.

Apuntó que “se debe llegar a acuerdos razonables”, porque “no nos conviene ni a ellos, ni a nosotros, una situación en medio de una desaceleración de la economía”.

Cotes dijo que “no me consta que Suntracs” esté influenciado por el Gobierno de Venezuela, que prácticamente ha roto relaciones con el de Panamá luego que este último publicara una lista, encabezada por el presidente Nicolás Maduro, de venezolanos expuestos al blanqueo de dinero conforme lo dice la ONU.

“La gente va a pedir que se acabe la huelga”, vaticinó Cotes, porque es “totalmente lo contrario a lo que necesitamos en el país”, y cuestionó que Suntracs, a través de su partido político, el Frente Amplio por la Democracia (FAD), pretenda obtener apoyo popular “de los que mañana no va a dejar ir a trabajar”.

El dirigente insistió en que “tenemos que sumar, hay mucha gente queriendo echar para adelante, estoy seguro que en todos los partidos, incluso en el mismo FAD, que quieren ver cómo Panamá crece, puede haber soluciones distintas, pero para eso está el debate”.

El ministro del Trabajo, Luis Ernesto Carles, dijo el lunes que la huelga de Suntracs afectará a unas 1.500 obras en todo el país e hizo un llamado a las partes a que logren “un acuerdo racional”.

Obreros afiliados a Suntracs marcharon este martes por la capital en plena hora pico matutina, lo que generó grandes atascos y múltiples quejas de los ciudadanos. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook