EEUU y Canadá optimistas por avance de negociaciones por el TLCAN


Estados Unidos y Canadá parecen próximos a un entendimiento para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), indicaron el miércoles el presidente estadounidense Donald Trump, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Tras el acuerdo de principio alcanzado el lunes entre Washington y México en el marco de la revisión del TLCAN, el optimismo expresado por ambos líderes aumenta las posibilidades de que el pacto continúe siendo trilateral, a pesar de la amenaza el lunes de Trump de dejar a Ottawa al margen.

“Con Canadá creo que estamos marchando realmente muy bien”, dijo Trump en un evento de la Casa Blanca. “Creo que Canadá quiere llegar a un acuerdo”, añadió.

“Probablemente estamos en buen camino” para el viernes. “Veremos qué sucede”, añadió.

Desde Ontario, Trudeau también dijo que “hay una posibilidad de lograr a un buen acuerdo para Canadá para el viernes”, luego de que su gobierno reanudó el martes las negociaciones sobre el TLCAN con Estados Unidos. No obstante insistió que todo acuerdo “dependerá de si en definitiva es bueno o no para Canadá”.

“Desde el principio he dicho que es mejor no tener un TLCAN que tener un mal TLCAN”, apuntó, haciéndose eco del propio Trump.

Wall Street se alegró por las señales de progreso: los tres principales índices bursátiles cerraron con sólidas ganancias, y el Nasdaq y el S&P 500 establecieron nuevos récords. Los mercados financieros subieron en las últimas jornadas tras la noticia de que Estados Unidos y México habían resuelto sus diferencias.

Los tres países intentan desde hace un año concretar un TLCAN 2.0, luego de que Trump considerara “un desastre” el pacto vigente desde 1994.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto,y el mandatario electo Andrés López Obrador, que negociaron con Estados Unidos como “un frente común”, han insistido en que el TLCAN debe seguir siendo trilateral, algo que también apoya Trudeau.

El gobierno de Trump dijo que notificará oficialmente al Congreso de Estados Unidos el viernes sobre su intención de presentar un nuevo pacto comercial en 90 días. Esto se debe a que México aspira a que Peña Nieto pueda firmar el TLCAN 2.0 antes de entregar el poder el 1 de diciembre.

La Casa Blanca tendría luego hasta el 30 de septiembre para entregar a los legisladores el acuerdo final del TLCAN, dado que según expertos no tiene autoridad para negociar un acuerdo bilateral.

Estados Unidos y Canadá están en “un período extremadamente intenso en las negociaciones”, dijo la canciller canadiense, Chrystia Freeland, tras reunirse con el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer.

Freeland dijo que los técnicos han estado trabajando mucho en las últimas horas, pero declinó referirse a los temas más espinosos.

Los puntos conflictivos entre Ottawa y Washington parecen ser dos: la apertura del protegido sector lácteo canadiense y la modificación del capítulo 19 de solución de controversias en prácticas desleales, ambas pretensiones de Estados Unidos que Canadá rechaza.

Freeland regresó a las pláticas para modernizar el TLCAN luego de que las negociaciones se empantanaron en mayo, en parte por las presidenciales mexicanas.

Ante las críticas de que Canadá había sido excluido por sus socios, Freeland insistió que permaneció en estrecho contacto con sus pares estadounidenses y mexicanos durante los últimos tres meses, y que ya se había logrado “un acuerdo de alto nivel con Estados Unidos” sobre algunos asuntos pendientes de autos y derechos laborales.

La ministra conversó el martes por la noche con la delegación mexicana, encabezada por el canciller Luis Videgaray, el ministro de Economía, Ildefonso Guajardo y el delegado de López Obrador en las pláticas, Jesús Seade.

“Fue muy productivo”, dijo, en tanto los negociadores mexicanos señalaron que había sido “una buena reunión”.

Los lineamientos para un TLCAN 2.0 anunciados por Estados Unidos y México incluyen mayores porcentajes de contenido regional para la industria automotriz así como requisitos de mano de obra en zonas de salarios más altos, protecciones más estrictas para los trabajadores, y una vigencia del tratado de 16 años, con posible revisión cada seis.

“México ha hecho algunas concesiones importantes, que serán realmente buenas para los trabajadores canadienses. Sobre esa base, somos optimistas de tener algunas conversaciones productivas muy buenas esta semana”, dijo Freeland.

Según lo acordado, entre el 40% y 45% de los vehículos deberá ser fabricado por trabajadores que ganen por lo menos 16 dólares la hora, algo que Freeland consideró “significativo para Canadá”.

“Nuestro nuevo Acuerdo de Comercio con México se enfoca en AGRICULTORES, CRECIMIENTO para nuestro país, derribando BARRERAS COMERCIALES, EMPLEOS y haciendo que las empresas continúen VOLVIENDO A NUESTRO PAÍS. ¡Será un gran éxito!”, tuiteó Trump el martes por la noche.

 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook