Dos grupos inversionistas españoles denuncian millonaria estafa por parte de una empresa panameña


Dos grupos inversionistas españoles han denunciado la inseguridad jurídica en Panamá, luego de que –según han revelado– una empresa de este país habría cometido una estafa de siete millones de dólares al venderles los mismos terrenos para emprender proyectos urbanísticos en el Caribe.

De esto da cuenta una publicación, con fecha del 14 de mayo de 2022, a cargo del diario El Mundo de España.

Los inversionistas españoles envueltos en este hecho, que se remontan a hace 15 años atrás, son el Grupo Olloqui, de origen español, con accionistas de Estados Unidos, y el Grupo español Boluda.

Según la publicación periodística, la Finca de la Salud era el sueño de los inversores turísticos en las costas de Panamá. Fue descrita como un área de mil 200 hectáreas, cuatro kilómetros de playa y dos kilómetros en la margen derecha del Río Indio, en Colón.

Los dos grupos españoles buscaban allí desarrollar, junto a la gran playa, una marina deportiva, campo de golf, aeropuerto, hoteles resort y apartamentos turísticos.

La primera empresa que estuvo interesada en desarrollar este proyecto fue la Sociedad Caribbean Paradise Panamá, perteneciente al Grupo Olloqui, que el 7 de febrero de 2006 suscribió un contrato de promesa de compraventa por 17 millones de dólares con la propietaria: Ganadería Panameña, S.A. Esta sociedad estaba representada por Jorge Edingh Palis Vázques, perteneciente a la familia panameña Palis, de origen libanés-colombiano, siempre según la publicación de El Mundo.

El 7 de mayo 2007, fecha pactada para el cierre de la compraventa de la Finca de la Salud, el representante legal de Caribbean Paradise acudió a la notaría panameña con la cantidad pendiente de pago, pero ese día el vendedor no se presentó para cerrar la operación.

Poco después Caribbean Paradise supo que al día siguiente (8 de mayo de 2007), el vendedor Palis había firmado, en la misma notaría, un contrato de compraventa de la misma Finca de la Salud con Caribal SA, filial de Yaiza Trust, perteneciente al grupo español Boluda.

Ninguno de los dos inversionistas supo hasta entonces de la existencia del otro.

La publicación indica que, en el caso de Caribal, la suma pactada por la misma Finca de la Salud fue de 27.9 millones de dólares, es decir, 10.9 millones de dólares más de lo que pidieron los propietarios al Grupo Olloqui.

Los inversionistas relataron a El Mundo las trabas que han encontrado dentro de sus procesos (los cuales manejan de forma independiente) a causa de la justicia panameña.

El vendedor Palis designó como abogados a los hermanos Darío y Carlos Carrillo Gomila; éste último es uno de los defensores del expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014), implicado en varios procesos judiciales.

Vía correo electrónico, el abogado panameño Carlos Carrillo negó las acusaciones. “La afirmación de existencia de estafa es falsa. Todas las actuaciones son conformes al derecho que les asistía y las previsiones legales”, indicó.

No obstante, Caribal y Caribbean Paradise reiteraron al medio español que están decididos a seguir adelante con los procesos civiles y penales activos en Panamá hasta que se haga justicia.





MÁS INFORMACIÓN