¿disputará la carrera de este fin de semana en Austin?


Marc Márquez ha vuelto a subirse a una moto. Lo ha hecho en uno de los circuitos clásicos de España, el mítico Jarama, que aunque ya no está desde hace muchos años en el calendario del Mundial de motociclismo sigue siendo uno de los más queridos y respetados por su sinuoso trazado.

El octocampeón ha probado con una moto ligeramente más pequeña que la Honda que lleva en el Mundial. Ha rodado con una CBR 600 RR de calle, con el dorsal 93, pero sin tener ni mucho menos las prestaciones de la RC213V. Mucho más dócil y conducible, el objetivo de esta tanda en el trazado madrileño era probarse.

Márquez sigue su proceso de recuperación de la diplopia (visión doble) que se le reactivó tras su fea caída en Indonesia. Tras perderse el GP de Argentina por precaución, ahora la gran duda estriba en si podrá disputar la carrera en Austin este mismo fin de semana. No está nada claro… y él mismo no despeja la incógnita.


Márquez ha compartido en instagram las imágenes de su prueba en el Jarama, con una última que contenía un misterioso mensaje: “Es momento de respirar y decidir”.

Los médicos deben plantearse si el piloto español está en condiciones de volar al circuito texano y disputar la carrera. La solución para la diplopia no es rápida, ni mucho menos, y la posibilidad de una caída existe, máxime cuando ya tiene afectado el nervio óptico. Un regreso demasiado prematuro puede suponer un problema para él, por lo que en los próximos días tendrá que pensar si merece la pena hacer el viaje hasta Estados Unidos o es mejor esperar a la siguiente cita del campeonato, en Portugal, dentro de dos semanas.



MÁS INFORMACIÓN