Disminuye consumo de pollo | La Prensa Panamá


La industria avícola no ha dejado de producir proteína cárnica para abastecer la demanda nacional durante lo que va de la pandemia. La Asociación Nacional de Avicultores de Panamá (Anavip) aseguró que el sector continúa como uno de los más dinámicos de la economía. Sin embargo, sí ha tenido un impacto en la producción de aves, porque hubo una reducción en el consumo por el cierre de hoteles y restaurantes.

LA PRENSA

En 2020 se sacrificaron 94.8 millones de pollos, aproximadamente 15 millones menos que en 2019, cuando se reportaron 110 millones de sacrificios, informó Luis Carlos Castroverde, presidente de la Anavip.

Se trata de un promedio de entre 7 y 8 millones de pollos que se consumieron por mes el año pasado. Antes de la pandemia, el sacrificio de pollos para el consumo nacional era de entre 8 y 9 millones de unidades por mes. Es decir, ha habido una disminución en el consumo de más de un millón de pollos por mes.

En promedio, la actividad avícola tiene una población de 20 millones de pollos de engorde, 3.4 millones de gallinas ponedoras y 1.8 millones de gallinas productoras. De estos tres segmentos, el de mayor movimiento es el de pollos de engorde, ya que su ciclo de vida, desde que nace hasta que se consume, es de aproximadamente 40 días.

Debido a la paralización de la economía por la pandemia, el consumo en 2020 regresó a los niveles de hace cinco años. Los meses de más bajo sacrificio fueron mayo y junio, en los cuales la economía se mantuvo cerrada para controlar el contagio del coronavirus, según cifras de Anavip.

“Afortunadamente, no hemos tenido ninguna interrupción en la producción en las granjas y las plantas, y la comercialización se ha mantenido en operación, guardando las medidas establecidas por la cuarentena”, dijo Castroverde.

FAO prevé caída en producción de carne

La producción mundial de carne en 2020 descenderá a 333 millones de toneladas (en equivalente de peso en canal), es decir, un 1.7% menos que en 2019, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

La contracción se atribuye a la disminución de la producción de carne de cerdo, en los países asiáticos por la enfermedad viral de la peste porcina africana (PPA), pero también de carne de bovino en Estados Unidos y Australia. En cambio, se prevé un aumento de la producción mundial de carne de aves de corral.

La industria avícola genera aproximadamente 10 mil empleos directos, pero hay una serie de actividades que giran a su alrededor que producen otros miles de empleos.

“No ha habido mayor afectación en los empleos, y se han mantenido, porque las empresas han seguido funcionando, a pesar de que sí hemos tenido esa baja significativa en restaurantes, hoteles y franquicias, que es un segmento de bastante peso en el portafolio de ventas”, agregó el empresario.

En cuanto al precio del pollo a los consumidores, durante los últimos cinco años ha habido una disminución. El más económico es el pollo picado, que se consigue en el comercio a aproximadamente un $1 la libra, según el registro de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco).

Comparada con el precio de la proteína de bovino o cerdo, la de pollo es más accesible. Desde 2017 hasta 2019, creció el consumo de carne de pollo y cerdo, pero la de res disminuyó. En 2020, con la Covid, siguió creciendo la demanda de carne de pollo, la de cerdo se estancó y se mantiene la caída en la carne bovina, dice Aquiles Acevedo, presidente de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Panamá (Unpap).

La carne de res dura 30 meses en producción para poder consumirla, contra la de pollo, que el ciclo de producción es de 40 días. “Son más de mil días que hay que esperar para consumir la carne de res, uno de los factores que influye en su costo de producción”, afirma Acevedo.

Añade que para la alimentación humana es necesario consumir ambas proteínas, pues una tiene nutrientes que no tiene la otra. “En lo que sí hay que estar claro es que en Panamá ha bajado el precio al productor de res, pero no al consumidor”, reconoce Acevedo. Al productor se le ha rebajado 27% en la carne de vaca y 24% en la del macho. “Eso no se está reflejando al consumidor, solo al productor. ¿Dónde está quedando esa plata?”, cuestiona Acevedo.

Hace dos años, la carne de res en pie se pagaba aproximadamente a $1 la libra al productor; ahora, el ganadero recibe 80 centavos, dijo.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: