derogan medida migratoria del expresidente Trump


La modificación legal favorece a los inmigrantes extranjeros que presentan una solicitud de asilo en los Estados Unidos y requieren un trabajo para sostenerse económicamente.

A partir de la derogación los solicitantes de asilo en Estados Unidos ya no estarán obligados a esperar durante un año para reclamar un permiso de trabajo. Queda sin efecto lo anteriormente dispuesto por el exmandatario republicano, como parte de su política antinmigrante.

Así lo dio a conocer el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés). Al tiempo que informó sobre la derogación de otra disposición migratoria diseñada por el gobierno de Trump.

En favor de los solicitantes de asilo en Estados Unidos

El gobierno demócrata precisó que se derogó de manera definitiva el instrumento legal que obligaba a los solicitantes de asilo a aguardar hasta un año antes de poder trabajar legalmente en Estados Unidos.

De igual manera quedó sin efecto otro articulado mediante el cual se le otorgaban ciertas facultades a USCIS (autoridades migratorias) para emitir un permiso en un plazo máximo de un mes. Ambas decisiones, ahora anuladas por la Corte Federal del Distrito de Columbia, se introdujeron por Trump en 2020.

La anulación de las normas fue precedida de una negativa de aplicación de las mismas, a partir de febrero de este año.  Y es que si bien desde el 8 de febrero ya no eran aplicables dichos lineamientos de la administración Trump.

“Esta regla final elimina ciertos textos regulatorios que rige a las solicitudes de asilo. Como son las entrevistas y la elegibilidad a la autorización de trabajo sustentada en una solicitud de asilo pendiente”, señala el informe del DHS.

Green card de residencia en Estados Unidos sin temor

Se trata de otro gesto de la administración demócrata de Joe Biden con las comunidades de inmigrantes. La primera semana de septiembre, el actual gobierno anunció la eliminación de la cuestionada regla de Carga Pública. Instrumento que coartaba el acceso de miles de inmigrantes a servicios esenciales por riesgo a no obtener en un futuro la green card de residencia en Estados Unidos.

“No penalizaremos a las personas por acceder a los servicios y prestaciones de nuestro sistema de salud, así como otros servicios gubernamentales disponibles para ellos. Sería incongruente con el espíritu americano”, expresó en un comunicado el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas.



MÁS INFORMACIÓN