De las lágrimas de emoción en su abrazo al enorme gesto de Alcaraz con la familia de Ferrero tras conquistar su primer Masters 1000


Carlos Alcaraz hizo historia este domingo al conquistar el primer Masters 1000 de su carrera y convertirse en el primer español que se corona en la pista de Miami. El joven, de 18 años y 333 días, remontó en el primer set ante Casper Ruud para, desde ese momento en el que le dio la vuelta a un 4-1 inicial, desesperar al noruego y volar hacia la victoria.

Tras tirarse al suelo emocionado, Alcaraz corrió a la grada para fundirse en un abrazo con su entrenador, Juan Carlos Ferrero, lleno de lágrimas, eufórico y con las emociones a flor de piel por la hazaña de su pupilo.

Además, el extenista había regresado de sorpresa este domingo a Miami tras marcharse a España por el reciente fallecimiento de su padre, una aparición que le dio moral a Alcaraz para afrontar la final con su mentor cerca.

Precisamente, el murciano, en la tradicional firma a la cámara, aprovechó el histórico momento de su primer torneo de importancia en el circuito para dedicar el triunfo al padre de su entrenador. Humildad y clase. 

Carlos Alcaraz ha hecho historia para el tenis español y para el propio torneo de Miami al convertirse en el tenista más joven en triunfar en la pista floridana. 





MÁS INFORMACIÓN