De aquí, de allá y de todos lados


La mayoría del tiempo, la retórica política es solamente eso. Retórica. Nos molesta, nos parece absurdo, pero al final seguimos nuestro diario vivir.

Sin embargo, en medio de la pandemia, donde los panameños recibimos la navidad con más de 40,000 casos activos, más de 3,750 defunciones y la capacidad humana y material de nuestro sistema de salud al límite, es precisamente ahí donde nos explotan en la cara las malas decisiones que hemos tomado en el pasado, promulgando legislación ineficiente enfocada en protección de grupos de interés y muy lejos del interés nacional.

En este caso me refiero específicamente a las profesiones protegidas en el sector salud (médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos, etc). El debate político y mediático que ha generado este tema en estos tiempos nos tiene a todos en una discusión sin fin. En un círculo vicioso donde pareciera que es más importante proteger “privilegios” (en conjunto con una extraña selectividad sobre a quién permitirle ejercer y a quién no) que la salud del país.

Lo que en otro momento hubiese sido un amplio debate y discusión viendo las necesidades de todos los actores, hoy es una discusión urgente. Se acabó el tiempo. Hay que actuar. Entonces tenemos 2 caminos: O seguimos empantanados en discusiones estériles mientras más gente se muere, o aprovechamos esta difícil situación para de una vez por todas eliminar esa herencia del paternalismo y el tercermundismo de nuestra legislación.

No soy médico, ni profesional de la salud, pero con mucho respeto doy mis ideas y aportes como ciudadano en este tema:

Antes que nada, pienso que todos (sin excepción) debemos de darle un aplauso, extenso y de pie, a todo el personal de salud panameño que han dado el todo por el todo para combatir esta calamidad. Poniendo en riesgo su salud, la de su familia y su propia economía, nos han cuidado a todos. A ellos nuestro eterno agradecimiento. Y me uno a las voces para que se le dote de los recursos necesarios y que se les pague bien y a tiempo.

Nuestro país gradúa anualmente estudiantes de medicina y enfermería (y tiene a otros cursando carrera), estos jóvenes pudieran realizar labores de prevención, cuidado y posiblemente algunas pruebas a personas con síntomas leves en sus casas, descargando un poco los flujos de personas a los laboratorios y centros de salud. A este ejército de jóvenes panameños voluntarios con ganas de ayudar y ganar experiencia pa ra sus futuras carreras, se le pudiera apoyar con un bono para sus necesidades básicas y sé que estarían dispuestos a dar todo de forma voluntaria por el país.

Panamá (afortunadamente) siempre ha sido un importador de inmigrantes y no un exportador de ciudadanos. Contamos en nuestro país con excelentes profesionales de otros países que no pueden ejercer porque no son panameños. A ellos, sugiero ofrecerles la oportunidad de someter sus credenciales de país de origen (debidamente verificadas) y trabajar como voluntarios por un periodo determinado durante esta emergencia, apoyando de manera desinteresada al país. A cambio de ese apoyo, se les brindará una hoja de ruta justa, lógica y factible para que puedan ejercer su profesión en el país. No sé ustedes, pero yo prefiero a profesionales que amen al país (independientemente si nacieron en el país o no).

Finalmente, tenemos la ayuda internacional de países que enviarían médicos u otro personal de manera temporal a apoyar. En ese caso, mi opinión es, todos bienvenidos y no metamos la política en esto. A todos los países que ofrezcan apoyo (sean afines ideológicamente o no) se les agradece y si las condiciones que piden son convenientes a nuestro país, ese apoyo debe ser recibido.

Nos estamos enfrentando a un enemigo complicado, difícil que ha causado mucho dolor y muerte. Ha enfermado al país (a su gente y a su economía). Debemos enfrentarlo unidos, enfocados en el bienestar del país y de su gente y no en defensa de privilegios que claramente no hacen ningún sentido.

El autor es miembro de la Fundación Libertad



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: