Cuba lucha para restablecer energía en los hogares


La estatal Unión Eléctrica (UNE) de Cuba anunció ayer viernes que ha logrado reconectar el sistema eléctrico nacional tras el colapso total que sufrió el pasado martes a causa del huracán Ian.

Los circuitos occidental y central fueron enlazados, de forma que vuelven a operar como un sistema único de distribución de energía eléctrica, aunque eso no significa que la corriente se haya restablecido en el territorio cubano.

El director técnico de la UNE, Lázaro Guerra, aseguró en la televisión cubana que se trata de un “importante paso”, pero reconoció que persistirá el déficit de capacidad de generación porque varias plantas termoeléctricas están fuera de servicio.

Indicó que hay problemas, por avería o desconexión, en siete de las 14 plantas del país, entre ellas Antonio Guiteras (occidente) y Felton (oriente), las dos de mayor capacidad.

El paso del huracán Ian, con intensas lluvias y vientos provocó un desequilibrio del sistema -por razones que aún no se han explicado por completo- que lo llevó al colapso, al momento de “cero generación” de energía, como explicó la UNE.

Desde entonces la mayoría de los 11.1 millones de cubanos no tienen corriente en absoluto o reciben fluido eléctrico algunas horas al día.

Esto está provocando graves trastornos en un país que vivía ya sumido en una grave crisis económica, con desabastecimiento de alimentos y medicinas y una elevada inflación.

El abasto de agua corriente -que precisa bombas eléctricas- está en gran medida detenido desde el paso de Ian, las telecomunicaciones funcionan con dificultad, muchas tiendas permanecen cerradas y las gasolineras no pueden surtir combustible, lo que lastra el transporte. En las viviendas, la comida se está echando a perder porque los refrigeradores no enfrían y ni siquiera se puede cocinar pues muchas placas son eléctricas.



MÁS INFORMACIÓN