Cuál es el peso mínimo que deberían contener los productos respecto a lo que pone en la etiqueta


Son muchos los usuarios que han manifestado a través de las redes sociales que los productos de alimentación que han comprado no traen la misma cantidad que la que indica en el propio etiquetado. Trae menos. 

Se trata de una queja muy recurrente, por lo que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha querido dar respuesta a todos los afectados: “En lo referente al peso, si este es inferior a lo que indica la etiqueta, no está tan claro que nos estén tomando el pelo”. 

¿Por qué pesa menos de lo que se indica? 

En primer lugar, el problema entre la diferencia de peso que se indica y la real puede ser simplemente un error. Por ejemplo, la báscula de casa puede estar mal calibrada o, con el uso, deja de ser tan precisa: “Un peso bien equilibrado y exacto con el tiempo puede perder exactitud si no se calibra de vez en cuando”.

Por otro lado, para medir bien el peso del producto, se debe mediar en una superficie bien nivelada, apoyarse bien, no sobresalir y otra serie de cuidados que hay que tener para hacerlo de una forma adecuada. Además, la OCU añade: “Lo más exacto y, como se hace en un laboratorio, es pesarlo lleno y cerrado. Posteriormente el envase se vacía, se lava y se seca. Se realiza de esta manera, porque algunos productos son difíciles de rebañar”.

¿Qué dice la ley?

Igualmente, hay que tener en cuenta lo que dice la legislación, ya que hay unas tolerancias respecto al peso que están permitidas legalmente. La diferencia entre lo que pesa realmente y lo que marca el etiquetado está permitida en las siguientes medidas: 

Tolerancia de pesos permitida por ley.
OCU

Además, en un solo envase individual podría faltar hasta el doble de esta cantidad, unos límites que se marcaron porque, a veces, es difícil conocer con exactitud el peso. 

La diferencia de peso entre productos

LA OCU ha comprobado el peso de los productos y, con frecuencia, han encontrado pesos inferiores a los anunciados, pero casi nunca se superan los límites marcados legalmente: 

  • Bandejas de carne o pescado: algunas bandejas de carne o pescado tienen un empapador para recoger el agua que suelta el alimento. Soltar agua es un proceso natural, por lo que al sacar el alimento del envase y al volverlo a meter se produce una pérdida de agua, es imposible que el peso cuadre con el indicado.
  • En muchos envases es frecuente ver una “e” junto al peso (por ejemplo, e500 g). Eso significa que en esa fábrica se establece un control estadístico de pesos eficaces de acuerdo a la normativa europea. 
  • El volumen: muchas veces se venden bolsas que parecen muy llenas y que realmente están medio vacías, como por ejemplo las de patatas fritas. En estos casos, las bolsas están hinchadas para proteger el producto. Muchas veces ese gas que llevan no es aire, sino gases que facilitan la conservación.



MÁS INFORMACIÓN