Crédito mejora el ritmo, pero queda camino por recorrer


El crédito bancario, uno de esos indicadores que da pistas sobre la evolución de la economía, empieza a dar muestras de cierto nivel de recuperación, de la mano de la paulatina retirada de restricciones sobre la economía.

No obstante, aún queda camino por recorrer para hablar de un comportamiento normalizado del crédito. El vaso se puede ver medio lleno o medio vacío.

En julio, según la Superintendencia de Bancos de Panamá, los bancos del sistema desembolsaron $1,639 millones, continuando así una trayectoria ascendente tras un inicio de año lastrado por las limitaciones impuestas por el Gobierno para contener la segunda ola de casos de nuevo coronavirus.

El mes de julio fue el mejor de 2021 en términos de nuevos desembolsos y supera también los dos meses de 2020 que antecedieron a la pandemia. En enero del año pasado se habían desembolsado $1,603 millones y en febrero, $1,426 millones.

Respecto al mes de julio de 2020, cuando todavía había fuertes restricciones tras haberse detectado en marzo de ese año los primeros casos de coronavirus, los créditos nuevos dan un salto de $670 millones o 69%. Y en el acumulado de los siete meses del año, en 2021 se entregaron $9,437 millones, un 13% por encima de los $8,347 millones del año pasado. Los crecimientos de este año están influenciados por la baja base de referencia de 2020, pero desde el regulador se destaca también que “casi todas las categorías de créditos nuevos vienen marcando desempeños positivos”.

Otro aspecto que reseña el informe es que “las actividades que presentan mejor desempeño son las que impactan positivamente y de manera directa a la reactivación económica”.

Por ejemplo, en el acumulado de los siete primeros meses del año, para el sector comercial se desembolsaron $4,099 millones, un aumento de $331 millones o 9% respecto al mismo periodo de 2020; en el sector industrial, los préstamos nuevos totalizan $1,534 millones, es decir, $266 millones o 21% más; en créditos de consumo personal se entregaron $1,222 millones, con un aumento de $281 millones o 30%; en hipotecas, los préstamos nuevos totalizan $980 millones, un crecimiento de $318.3 millones o 48%, y en construcción se desembolsaron $705 millones, un aumento de $33 millones o 5%.

Como destaca el consultor financista Daniel Oblitas, “en la medida que se sigan abriendo actividades económicas y retirando restricciones al tránsito, la demanda de créditos crecerá”, pero también destacó que “aún estamos lejos del nivel de 2019, que superaba los $2,000 millones mensuales de nuevos créditos”.

Si se toma como referencia el acumulado de los siete primeros meses del año, en 2019 se desembolsaron préstamos por $15,299 millones. Es decir, que el registro de este 2021 es un 38.3% inferior al del mismo periodo de 2019. El camino por recuperar es largo.

El superintendente de Bancos de Panamá, Amauri Castillo, dijo que al haber sido 2020 un año atípico, es importante tener las comparaciones con el último año prepandemia para saber cuál es la distancia. Reconoció que este año no se llegará a los números de 2019, pero también destacó que se está dando una tendencia de recuperación y vaticinó que hacia adelante los registros deben mejorar.

Una muestra de que la demanda de los clientes y el apetito de los bancos se está moviendo es que ya se empezó a utilizar, aunque tímidamente, el subprograma destinado a la concesión de préstamos dentro del Fondo Especial de Estímulo al Sistema Bancario. Mientras que la parte del programa reservada para casos de una necesidad puntual de liquidez no ha sido utilizada, confirmó Castillo.

En el marco de la crisis, se dieron diferentes etapas de alivio financiero, dirigidas a clientes afectados por la crisis. El último periodo de este alivio transcurre entre junio y septiembre y está enfocado en propiciar la reestructuración de préstamos.

Castillo ve con un optimismo moderado la reestructuración de préstamos y reiteró el llamado a los clientes para que se acerquen a los bancos a renegociar los préstamos. A los bancos, por su parte, les pidió empatía y sensibilidad, y que ofrezcan alternativas a los clientes.

Impacto de listas

Castillo quiso llamar la atención sobre la importancia de que el país salga de las listas del Grupo de Acción Financiera (GAFI) y de la Unión Europea (UE). “Para el sector bancario y para el sector financiero en su conjunto, esta es una preocupación mayor”, dijo.

El sector bancario es uno de los más regulados y no es ahí donde se han detectado las principales deficiencias.

No obstante, Castillo dijo que el sector financiero se vería afectado en caso de no salir de las listas.

El sistema no ha perdido corresponsalías bancarias desde la última inclusión en la lista gris de GAFI en 2019, “pero eso puede cambiar”, dijo Castillo, que se refirió también a la lectura que puedan hacer las agencias de calificación de riesgo y al efecto, junto a factores como el desempeño de la economía y las finanzas públicas, en la calificación soberana del país.

“Todas esas cosas jugarían en contra de una recuperación rápida de la economía, porque no es lo mismo lidiar con una coyuntura como esta y propiciar una recuperación con grado de inversión, que hacerlo sin grado de inversión”, sostuvo.

En su revisión de junio, el GAFI urgió a Panamá a avanzar en el plan de acción pactado para abordar las deficiencias detectadas en el sistema de prevención de blanqueo de capitales.

Por su parte, Alemania aprobó una ley con medidas fiscales a partir de 2022 que desincentivan los negocios con las jurisdicciones catalogadas por la UE como no cooperadoras en materia fiscal, lista en que está Panamá. “Todo esto nos resta competitividad’, sostuvo Castillo.

En una semana en la que se juegan partidos de fútbol de clasificación para el próximo Mundial de Catar 2022, el regulador hizo la analogía de que así como para llegar a la cita mundialista se tienen que superar ciertas rondas clasificatorias y respetar unas reglas del juego, si el país se quiere presentar como una plataforma de servicios para el mundo, tiene que cumplir los estándares internacionales.



MÁS INFORMACIÓN