Crece la migración; niños llegan a Darién sin sus padres



La densa selva de Darién sigue siendo testigo mudo de cómo todos los días ingresan migrantes irregulares por esa zona, entre Panamá y Colombia, con el objetivo de llegar a Estados Unidos o Canadá.

Estadísticas del Servicio Nacional de Migración precisan que sólo en abril se adentró a la peligrosa jungla un promedio de 189 migrantes por día —5 mil 667 en el mes—, y que en los primeros cuatro meses de 2022 ingresaron en total 19 mil 92.

Se trata de 7 mil 605 migrantes más a los reportados entre enero y abril de 2021, cuando llegaron 11 mil 487 caminantes irregulares. Lo anterior supone que en el primer cuatrimestre de 2022, con respecto a igual período de 2021, hubo un incremento de la migración por esta frontera de 66.2% y según los especialistas, de seguir a este ritmo, este año marcará un récord en cuanto al ingreso de viajeros por Darién.

En medio de este escenario están grupos vulnerables como los niños, niñas y adolescentes que viven la misma odisea que sus padres en esta área selvática. Incluso, algunos llegan a las estaciones migratorias de migrantes o albergues, sin la compañía de sus progenitores o de algún familiar.

Por ejemplo, esta semana el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) identificó entre la caravana de migrantes a una niña que mantenía una alerta amarilla emitida por Interpol, por desaparición en Perú.

La menor de edad estaba acompañada por otro migrante, quien afirmó ser su padre, pero no tenía documentos para demostrarlo.

La Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf) informó a este medio que este 10 de mayo fue puesta a cargo de la Senniaf, y se inició el trámite para la restitución familiar, es decir, devolverla a su familia, con las autoridades correspondientes (el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Oficina Consular de Perú en Panamá).

Senniaf agregó que ayer 11 de mayo, se realizó en la sede central de Panamá una modificación de la medida de protección de tipo institucional a una medida de protección de tipo familiar, con la cual una “familia de acogimiento temporal”, le brindará los cuidados en un hogar seguro y afectivo mientras se den los trámites de repatriación con su familia en Perú.

Dura realidad

De acuerdo con las cifras de Migración, este año (entre enero y abril) el 16% de los migrantes que ingresaron por Darién fue menor de edad.

Así mismo, las estadísticas de Senniaf precisan que entre 2021 y 2022 llegaron a los albergues o casas receptoras de migrantes de esa provincia 210 niños migrantes, sin la compañía de un padre o familiar. De estos 210 menores de edad, a 201 se les restituyó el derecho a la familia y a la convivencia familiar; lo que significa que fueron entregados a sus familiares. En estos casos, muchas veces los padres se quedan rezagados en la ruta o camino, y llegan horas o días después que los menores de edad.

Senniaf detalló que hay otros 9 menores que mantienen medidas de protección como trámite de repatriación o están a la espera de la llegada de sus padres.

Para el defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, es “preocupante” el aumento de migrantes que se reportó en el mes de abril, cuando más de 5 mil personas llegaron por la selva de Darién y el 16% es menor de edad.

“Así como van las cosas no habrá un descenso y hay temas geopolíticos en Suramérica que están influyendo. Por ejemplo, hay inestabilidad política en Perú y en Colombia, donde se avecinan elecciones generales”, apuntó Leblanc, y subrayó que el país debe prepararse para este fenómeno migratorio.

Kristina Rosales, portavoz en español del Departamento de Estado de Estados Unidos, señaló el pasado 20 de abril, durante la Conferencia Ministerial sobre Migración que se llevó a cabo en Panamá, que lo más importante para ellos es que este proceso migratorio “sea legal y también que sea ordenado, seguro y humano”.



Source link