Costoso alquiler de autos para la Policía


Casi un millón de dólares destinará la Policía Nacional para el alquileres de vehículos, a pesar de que la mayoría de las entidades públicas tienen su flota paralizada por las restricciones impuestas por el Gobierno con motivo de la pandemia del nuevo coronavirus. Transparencia Internacional ha pedido acciones a la Contraloría.

Entre los vehículos solicitados se encuentran 20 camionetas modelo Prado, cuyo alquiler es de $98 mil, y otras 20 modelo Fortuner, por las cuales pagarán más de $83 mil. Se pidió que todas cuenten con bluetooth, cd player y que sean automáticas.

El alquiler de estos vehículos está contenido en contratos directos con dos arrendadoras para el uso de 219 autos por un término de entre dos y tres meses y medio. Son las camionetas las que tendrán más tiempo de alquiler.

A través de dos notas, fechadas el 20 marzo pasado, el director de la Policía, Jorge Miranda, solicitó al ministro de Seguridad, Juan Manuel Pino, su aprobación al procedimiento excepcional para alquilar estos autos, justificando que el 78% de la flota supera los seis años de servicio, de los cuales, el 54% está fuera de servicio por falta de mantenimiento en la pasada administración.

“Los costos de mantener estos vehículos operativos son sumamente costosos y constantemente sufren desperfectos” por el tipo de trabajo que con ellos se realiza, resalta Miranda. La aprobación del ministro Pino llegó cuatro días después de la solicitud.

En agosto pasado, la Policía recibió una donación de 40 camionetas 4×4 por parte de la Presidencia.

Ante los señalamientos, se intentó obtener la versión del entonces director de la Policía, Omar Pinzón, pero indicó que no quería opinar debido a que “yo estoy jubilado, estoy fuera. Que ellos hagan su trabajo”.

La directora ejecutiva de Transparencia Internacional, Olga de Obaldía, advirtió que hay que verificar si en estos contratos prevalecen los mejores intereses para el Estado, por lo que habría que verificar cuál es el margen de ganancias de estas empresas arrendadoras beneficiadas en tiempo de crisis.

Manifestó que la Contraloría está “muy ausente” en este momento, cuando se hacen contrataciones que podrían poner en riesgo recursos del Estado que deben ser dirigidos a necesidades reales. “Hay líneas que se abren para la corrupción en las contrataciones públicas, por lo que necesitamos más transparencia”.

“¿Por qué gastar casi un millón de dólares en alquiler de vehículos cuando hay otros parados que se pueden usar? Ese dinero se debe utilizar para insumos de salud”, cuestionó De Obaldía.

Mientras, la dirigente del Movimiento Independiente de Panamá Annette Planells afirmó que “lo que se necesitan son patrullas, no gastar el dinero en lujos innecesarios. Ni un policía anda trepado en una Prado”.

Coincidió con De Obaldía en que se pueden usar vehículos de otras instituciones que no están en uso .“Estamos en un momento en que hay que cuidar los recursos”.

Por su parte, el director de la extinta Policía Técnica Judicial Jaime Jácome afirmó que la Policía tiene suficientes vehículos como para estar alquilando o comprando más. Recomendó que se mantenga un plan de mantenimiento para evitar la pérdida de recursos.

“Los estamentos de seguridad aprovechan estos tipos de emergencias y crisis nacionales para sacar beneficios para sus instituciones. Es típico en ellas”, resaltó.

Se intentó obtener la opinión del contralor Gerardo Solís, pero no respondió a los mensajes enviados. Tampoco respondió las llamadas a su teléfono el director de la Policía Nacional, Jorge Miranda.



MÁS INFORMACIÓN