Copa seguirá con modelo de negocio tras alianza de Avianca y Gol


La aviación latinoamericana fue sacudida esta semana con el anuncio de la creación del grupo Abra conformado por la colombiana Avianca y la brasileña Gol.

El nuevo conglomerado contará con una flota de más de 250 aviones compuesta por Airbus 320, Boeing 787 Dreamliner y Boeing 737, así como operaciones internas en Colombia, Brasil, Centroamérica y Ecuador, que conectan además con destinos en toda América y Europa.

La creación de Abra y su impacto en el sector aéreo latinoamericano fue parte de las preguntas que hicieron los analistas de Wall Street a la plana ejecutiva de Copa Holdings, que el pasado miércoles anunció ingresos por 571 millones de dólares, superando por cuarta ocasión consecutiva las proyecciones del mercado.

Pedro Heilbron, director ejecutivo de Copa Holdings reconoció, durante la llamada telefónica, que la creación del nuevo grupo será analizada con detenimiento, pero adelantó que se apegará a su modelo de negocio para seguir operando con bajo costo y mayor eficiencia.

Para fin de año la aerolínea espera que el 20% de su flota sean aviones MAX 9 lo que aumentará la eficiencia en el uso del combustible.

Heilbron considera que hay espacio para todas las aerolíneas que operan en la región de seguir creciendo, pero considera que el panorama sería más complicado para las empresas que quieran incursionar en el mercado. Agregó que “la consolidación tiende en la mayoría de los casos, a ser positiva, no solo para las aerolíneas que se unen, sino también para los demás competidores”.

¿Con la creación de Abra, cómo queda el acuerdo anunciado en 2018 por Copa Airlines, Avianca y United Airlines? preguntaron los analistas de Nueva York a los directivos del grupo aéreo con base en Panamá.

Sobre este tema Heilbron respondió que por el momento “está en el aire”. Explicó que tras la pandemia la expectativa era que las tres aerolíneas retomaran el tema y decidir cuándo sería el mejor momento para implementarlo.

En 2018 los tres grupos aéreos anunciaron que habían suscrito un acuerdo de negocios conjunto (JBA, por sus siglas en inglés) que permitiría potenciar sus redes de conexiones.

Tras el anuncio las empresas iniciaron el proceso para solicitar la autorización de los reguladores del transporte aéreo y la participación de los ingresos generados con la alianza. Con la llegada de la pandemia, Avianca solicitó la protección de la ley estadounidense de bancarrota, situación que mantuvo en pausa el acuerdo entre las tres aerolíneas.



MÁS INFORMACIÓN