Continúan cancelaciones de vuelos en EE.UU. tras fin de semana caótico


Nueva York (CNN Business) —  Este lunes por la tarde se cancelaron al menos 773 vuelos en todo Estados Unidos, según el sitio web de seguimiento de vuelos FlightAware. Esto sigue a otro caótico fin de semana de viajes, con más de 1.500 vuelos nacionales cancelados durante el sábado y el domingo.

Delta canceló al menos 220 vuelos este lunes, o el 7% de sus operaciones, mientras que United canceló 124 vuelos y American Airlines 64. CNN se ha puesto en contacto con las tres aerolíneas para obtener comentarios sobre las cancelaciones de vuelos.

“Los equipos de Delta siguen gestionando de forma segura los factores agravantes que afectan a nuestra operación este fin de semana, incluyendo ausencias no programadas más altas de lo previsto en algunos de nuestros grupos de trabajo, el clima y las limitaciones de control de tráfico aéreo”, dijo un portavoz de Delta Air Lines el domingo.

“Cancelar un vuelo es siempre nuestro último recurso, y nos disculpamos sinceramente con nuestros clientes por cualquier interrupción en sus planes de viaje”.

Los expertos advierten de un verano boreal infernal para los viajes. Aunque las aerolíneas recibieron US$ 54.000 millones en ayudas federales durante el punto máximo de covid para evitar despidos involuntarios, ahora tienen menos empleados que antes de la pandemia, especialmente pilotos, tras ofrecer bajas indemnizadas y jubilaciones anticipadas para recortar personal y ahorrar dinero. Como resultado, las operaciones pueden colapsar rápidamente cuando hay mal tiempo, centros de control de tráfico aéreo sin personal suficiente o personal enfermo.

El aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta y el Newark Liberty International de Nueva York fueron los más afectados por las cancelaciones de este lunes, con más de 100 vuelos cancelados tan solo en Newark.

United, que canceló 56 vuelos el sábado y 70 el domingo, había dicho el jueves pasado que reduciría el 12% de sus vuelos nacionales diarios desde su concurrido centro de operaciones de Newark. Los recortes comienzan en julio y suponen unos 50 vuelos diarios.

Según FlightAware, hubo 634 cancelaciones de vuelos en Estados Unidos el sábado y 868 el domingo.

“Más que en cualquier otro momento de nuestra historia, los diversos factores que actualmente afectan a nuestra operación: el clima y el control del tráfico aéreo, la dotación de personal de los proveedores, el aumento de las tasas de casos de covid que contribuyen a ausencias no programadas más altas de lo previsto en algunos grupos de trabajo, resultan en una operación que no está a la altura de los estándares que Delta ha establecido para la industria en los últimos años”, dijo la directora de experiencia del cliente de Delta, Allison Ausband, en una publicación en línea.

Pero los críticos dicen que las aerolíneas deberían haber previsto estos problemas antes de la temporada de viajes del verano boreal.

“Cuando se pone a prueba el modelo de funcionamiento de la aerolínea, es cuando se ven los mismos resultados”, dijo a principios de este mes el capitán Dennis Tajer, portavoz de la Allied Pilots Association, el sindicato de pilotos de American Airlines.

Con los vuelos ya reservados al máximo de su capacidad, “la cancelación de un vuelo no solo provoca un efecto en cascada, sino que causa un maremoto de problemas. Es un déjà vu de nuevo”, añadió Tajer, refiriéndose a la caótica temporada de viajes navideños del año pasado.

— Chris Isidore de CNN Business contribuyó con este reportaje.



MÁS INFORMACIÓN