Construcción estrenará salarios en julio


Trabajadores y empresarios de la construcción pudieron finalmente llegar a un acuerdo, en el que ambas partes se movieron hasta desafiar los límites que se habían impuesto durante seis meses de de negociación, y así llegaron a un acuerdo colectivo a pocas horas de entrar al territorio operativo de la huelga nacional anunciada.

La prueba de fuego para los negociadores se dio el domingo 3 de abril, cuando se encontraron en las oficinas del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) en donde se tiraron las últimas cartas sobre la mesa. El país permanecía en vilo ante la reunión que inició al mediodía y de la que no salía humo blanco pasadas las 10:00 de la noche.

Mientras todo el país dormía, a eso de las 2:00 de la madrugada, se llegó a un pacto que se volvió viral una hora después a través del sistema de mensajería de los teléfonos celulares y redes sociales. Se frenó la huelga que se había pactado hacer efectiva ayer 4 de abril, cuando el país arrancaba su horario productivo.

Entre alzas y bajas, el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) y la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) se fueron acercando. Ambos tenían mucho que perder, con un sector que apenas se recupera en medio de la pandemia, y al cual le costaría muchísimo volver después de un parón.

Ambos gremios reconocían que sería difícil llamar, después de una huelga, a la misma cantidad de trabajadores que han logrado mantenerse activos en medio de las adversidades que trajo la Covid-19 y las medidas de confinamiento impuestas por el Gobierno en 2020.

A nivel de Estado también había inquietud, por las obras públicas que en este momento representan la mayor cantidad de trabajos en la industria y la presión que generarían unos 20 mil trabajadores en la calle.

A mediados de marzo, la Capac había anunciado que estaba dispuesta a aumentar $0.10 a un ayudante general por hora para los próximos cuatro años. En tanto, el sindicato había hecho una propuesta de $0.67 para dichos ayudantes.

Las diferencias eran tan grandes, que aunque se anunció una sesión permanente de negociación la semana recién concluida, existía la duda de alcanzar la convención colectiva que hoy es un hecho, y la cual regirá de 2022 a 2025.

De acuerdo con lo pactado, un ayudante general en las obras públicas y privadas percibirá un aumento salarial por hora de $0.28 al final de cuatro años.

Para el principiante, el alza será de $0.32 por hora al cabo de cuatro años, y para el personal calificado, el ajuste será de $0.40 por hora de aquí al 2025.

Los aumentos serán escalonados, y varían desde los $0.05 por hora, por año, hasta los $0.12, dependiendo del escalafón en el que se encuentre el trabajador.

Al final de los cuatro años, tanto los trabajadores de obras públicas como privadas reciben los mismos ajustes.

Se observa una diferencia en su salario mensual estimado porque parten de un ingreso actual diferente (ver tabla: Salario mensual con ajuste 2022-2025).

En la escala del sector privado, el ayudante general que tiene un salario vigente de $879.84, en cuatro años terminará ganando $938.08.

En el caso de un trabajador calificado, éste termina ganando $1,268.80 en el sector privado.

En tanto, en las obras públicas, un calificado recibirá un salario mensual de $1,310.40, de acuerdo con su salario a cuatro años.

A esto hay que sumarle las prestaciones sociales y convencionales, que están por el orden del 88% adicional, dijo la Capac.

Carlos Allen, presidente de la Capac, manifestó que la comisión negociadora del gremio evaluó toda la situación del país, resaltando que se vive la peor crisis económica y sanitaria.

Teniendo esto presente, comentó que el equipo negociador del gremio, liderado por Jaime Jované, siguió las directrices de la asamblea del gremio, que indicó que se debía llegar a un ajuste salarial que no debilitara a las empresas ni afectara a la industria.

“Este convenio colectivo que acabamos de firmar ampara a 20 mil obreros, que representan a 20 mil familias y naturalmente mejoran sus condiciones para los próximos cuatro años”, expresó el dirigente del Suntracs, Saúl Méndez.

La ministra de Trabajo, Doris Zapata, precisó que “prevaleció el entendimiento que todos somos panameños y panameñas, que entendemos la realidad de nuestro país, que está en un proceso de recuperación y de reactivación económica”.

Las últimas cuatro horas de la madrugada de ayer fueron determinantes y agotadoras. “Pero ganó el país”, dijo Allen.



Source link