Compromiso país


No en vano nuestro país adoptó en su escudo nacional el lema Pro Mundi Beneficio, pues estar al beneficio del mundo define perfectamente la historia de la nación.

No en vano nuestro país adoptó en su escudo nacional el lema Pro Mundi Beneficio, pues estar al beneficio del mundo define perfectamente la historia de la nación. Tierra nueva que surge de un vasto océano, lo separa para unir la extensión territorial que hoy día constituye el continente americano y servir como puente de tránsito para las especies, incluyendo el Homo sapiens. Sin ser aún habitada, al dividir el océano crea una potente corriente que fluye sur norte, y cuyo principal efecto fue contribuir al calentamiento y deshielo de Europa, creando las condiciones que permitieron las primeras incursiones Homo sapiens en ese territorio.

Esa génesis marca nuestra posterior historia como puente de tránsito de distintas especies, incluyendo el ser humano. En un inicio a pie, luego el ferrocarril y por último la gran zanja conocida como el Canal de Panamá, definieron nuestra vocación de compromiso al servicio del mundo. Hoy día, seis por ciento del comercio mundial se mueve por el Canal, y sobre nuestro territorio operan importantes emprendimientos comerciales, de tránsito aéreo y marítimo, del conocimiento, organismos internacionales y no gubernamentales que hacen honor y dan vigencia a un lema adoptado hace ya ciento veinte años.

Es en ese espíritu que nuestra Canciller de la República, Erica Mouynes, en acertada iniciativa convoca a los ex Cancilleres de la República, con el propósito de afianzar la determinación de impulsar la candidatura de nuestro país como miembro no permanente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para el periodo 2025-2026. Inicialmente lanzada en el 2012, de concluir con éxito este proceso de candidatura, sería la quinta ocasión que se elige a la República de Panamá para ejercer tan importante cargo y la responsabilidad que conlleva, habiendo participado previamente en el Consejo en cinco diferentes períodos, 1958-1959; 1972-1973; 1976-1977; 1981-1982; y 2007-2008.

El mundo vive un momento histórico traumático, de pospandemia, guerra en Europa y confrontaciones que impiden la acción concertada para afrontar los grandes retos que para la humanidad suponen el calentamiento global, la carrera armamentista y nuclear, la hambruna, emergentes amenazas sanitarias, y otros.

En este contexto, la iniciativa ahora impulsada por nuestra Cancillería, supone una invaluable oportunidad de aportar un grano de arena a la causa del mundo racional, en el que imperen los puentes y la colaboración por encima de los muros y la confrontación. Con una vocación de servicio, sustentada en su historia y ejemplares liderazgos en materia ambiental, de neutralidad, pacifismo, cooperación y libre comercio, este ejemplo es la mejor respuesta a los ataques que contra nuestra nación han impulsado de manera irracional ciertos sectores internacionales por más de dos décadas, sin aparente solución a la vista.

Abogado, Exministro de Relaciones Exteriores



MÁS INFORMACIÓN