¿Cómo producir colágeno con uvas? 3 mascarillas para rejuvenecer la piel


El colágeno es una proteína que ayuda a prevenir el envejecimiento, sin embargo, después de los 30 años el cuerpo disminuye la producción de colágeno en la piel. Es por eso que aquí te diremos cómo obtener colágeno naturalmente con uvas, pues estas deliciosas frutas son ideales para rejuvenecer la piel.

Así es que si quieres tener una piel de porcelana en poco tiempo y aumentar el colágeno en la piel, aquí te dejamos 3 mascarillas caseras con uvas que son perfectas para contrarrestar los signos de envejecimiento. Recuerda que lo mejor será acudir con un dermatólogo o un profesional de la salud para que te indique si este tratamiento facial es ideal para ti y tu tipo de piel.

¿Por qué las uvas te ayudan a producir colágeno?

Si quieres producir colágeno, puedes apostar por frutas ricas en antioxidantes como las uvas. Estos deliciosos frutos tienen una gran cantidad de vitamina C, flavonoides y resveratrol, antioxidantes que son ideales para obtener colágeno naturalmente, pues estimulan esta proteína en los tejidos.

colágeno natural
Haz colágeno natural con uvas. Foto: Pexels

Mascarilla de uvas y vitamina E

Ingredientes:

  • 4 uvas
  • 2 cápsulas de vitamina E

Procedimiento:

En un recipiente tritura las uvas y añade el contenido de las cápsulas de vitamina E. Revuelve perfectamente hasta formar una mezcla homogénea. Aplica sobre tu rostro y deja que actúe por 30 minutos. Retira el exceso con agua tibia y aplica una crema hidratante.

Mascarilla de uvas para producir colágeno

Ingredientes:

Procedimiento:

Esta es una mascarilla muy sencilla para aprovechar todos los beneficios de las uvas, pues solamente debes cortar estos frutos por la mitad y frotar la pulpa sobre tu rostro. Deja que las uvas actúen por 20 minutos en tu piel y retira con agua tibia. 

Mascarilla de aceite de semilla de uva

Ingredientes:

  • Aceite de semilla de uva
  • Crema hidratante

Procedimiento:

Para hacer esta mascarilla solamente debes aplicar de 3 a 5 gotas de aceite de semilla de uva a tu crema hidratante y revolver perfectamente. Aplica la crema facial y deja que actúe durante toda la noche. Al día siguiente, lava tu rostro como normalmente lo haces.



MÁS INFORMACIÓN