Cómo funciona la regla del 35% para calcular si te puedes permitir pedir un préstamo


Aunque la inflación haya dado un respiro y el IPC se haya moderado en septiembre, situándose en un 9% según el Instituto Nacional de Estadística (INE), los consumidores ya están notando considerablemente la subida en los precios de bienes y servicios. Este aumento conlleva a una pérdida de poder adquisitivo, por lo que se pierde capacidad para la financiación de nuevos bienes, como la compra de un coche.

Por esta razón, los expertos de Helpmycash recomiendan calcular cuánto te costaría un préstamo bancario antes de contratar uno, teniendo en cuenta el contexto actual de incertidumbre económica. En este sentido, aconsejan aplicar la regla del 35%, “que es la ratio máxima de endeudamiento recomendada por el Banco de España“. Pero, ¿cómo funciona este método?

Qué tener en cuenta antes de pedir un préstamo

La regla del 35% se basa en no dedicar más de este porcentaje de los ingresos mensuales netos al pago de las cuotas de préstamos. “El importe conjunto de las cuotas mensuales de todos tus créditos (hipoteca, tarjeta de crédito o coche) debe costar un máximo del 35% de lo que cobras cada mes”. 

¿Y por qué no un porcentaje superior? Los especialistas financieros destacan que gastar en préstamos más del 35% “es peligroso”, ya que deja “poco margen para cubrir tus otros gastos y afrontar imprevistos”. Asimismo, “te expone al sobreendeudamiento”, aclaran.

Desde Helpmycash también señalan que para contratar un préstamo bancario es necesario tener en cuenta la estabilidad económica, puesto que un crédito se devuelve en un plazo de varios años. Por estabilidad económica se entiende ser asalariado, idealmente con contrato indefinido; ser pensionista, ya que la estabilidad estaría asegurada, o reportar unos ingresos estables siendo autónomo.



MÁS INFORMACIÓN