Claro dinamiza la era digital en Panamá


Las autopistas digitales están a su máxima capacidad. Las cuatro empresas de telecomunicaciones que operan en el país compiten a toda velocidad para brindar alta conectividad. Con miles de personas conectadas a diario a internet y en ambientes de trabajo híbrido, así como en las clases semipresenciales y la nueva normalidad que se desarrolla en Panamá, con negocios más digitales y el comercio electrónico activado, se requiere un mayor esfuerzo de las empresas para garantizar esa conectividad y ampliar la cobertura. Una jugada en la que la empresa Claro, del grupo América Móvil apuesta para conquistar nuevas fronteras de telecomunicaciones dentro del país con más inversiones en infraestructura digital.

Antonio García, director general de Claro en Panamá, revela cómo innovan e invierten para garantizar la conectividad y habla del futuro del mercado de las telecomunicaciones en Panamá.

García cree que aunque hay cuatro operadoras, el tamaño del mercado panameño es para que existan tres jugadores y vaticina un reacomodo del sector.

¿En términos de conectividad qué desafíos representó la pandemia?

La dependencia de la conectividad se disparó durante 2020. Los usuarios que ya se conectaban en condiciones normales aumentaron sus horas conectados y, adicionalmente, se sumaron nuevos usuarios que hasta ese momento nunca habían tenido necesidades de conexión a internet.

La pandemia también cambió el lugar desde donde los usuarios se conectaron. El cierre de las empresas y el confinamiento en los hogares nos obligó a realizar un trabajo urgente de reingeniería para reforzar la conectividad en esas áreas en las que antes únicamente existía demanda en horas de la noche y los fines de semana. Con el teletrabajo mucha gente optó también por mudarse al interior o a la zona de playas, donde también reforzamos nuestra señal para garantizar los accesos de calidad.

Anunciaron este año un nuevo plan de inversiones ¿en qué consiste?

En 2020 Claro Panamá se convirtió oficialmente en una empresa integral de telecomunicaciones, sumando a nuestro servicio de telefonía celular, los de internet fijo, telefonía fija y televisión de pago a través de fibra óptica. La empresa cumplió, durante 2020, con sus planes de expansión de las señales y cobertura fija y móvil en todo el territorio nacional. El servicio de internet residencial con fibra óptica punto a punto creció en 530 kilómetros entre Llano Bonito y Panamá Oeste, lo que nos permite ofrecer los servicios de internet fijo de alta velocidad, televisión pagada y telefonía fija en 25 mil hogares, dentro de las áreas de cobertura. En esta línea, este año, la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos nos autorizó a ampliar nuestra área de cobertura de fibra óptica hacia los distritos de Panamá y San Miguelito, en la provincia de Panamá, y hacia los distritos de Arraiján y La Chorrera, en la provincia de Panamá Oeste.

Con respecto al servicio de telefonía celular e internet móvil, durante 2020 logramos modernizar 500 radiobases dotándolas de tecnología LTE, y para 2021 seguiremos este proceso hasta completar las 1,250 que conforman nuestro parque de antenas.

¿Cuáles son los nuevos servicios para impulsar la reactivación económica?

Sin duda la expansión del servicio de fibra óptica en la ciudad de Panamá, San Miguelito, Arraiján y La Chorrera nos permitirá ofrecer a particulares y a empresas conectividad de muy alto nivel.

Panamá tiene una alta demanda de conectividad que seguramente se incrementará a medida que los negocios se vayan haciendo cada vez más digitales, y con GPON, que es la tecnología que se utiliza en el servicio de fibra óptica y que ofrece Claro, podremos ofrecer un servicio que aportará a la competitividad del país. Este sistema ofrece mayor ancho de banda para el usuario, mayor calidad de servicio sin pérdidas o debilitamiento de la señal y más seguridad, gracias a que la información en la fibra óptica viaja cifrada.

Panamá aún tiene una brecha digital importante, ¿cómo dar mayor cobertura en zonas rurales?

Podemos hablar de que Panamá es un país altamente conectado, aunque con zonas muy rurales donde la demanda no es tanta como para haber sido priorizadas por las empresas de telecomunicaciones en general.

Sin embargo, a medida que las redes se robustecen también se amplían las áreas de cobertura a nivel nacional. Si hace 10 años hablábamos de llegar con la señal de Claro a todas las poblaciones con al menos 1,000 habitantes, hoy poblaciones con 50 habitantes y hasta menos, ya cuentan con acceso a la telefonía celular y al internet móvil. En 2021 vamos a estar llegando por primera vez con nuestra señal a 40 pequeñas poblaciones alrededor del país.

Hay que destacar también que la expansión de una red de telecomunicaciones va muy alineada al desarrollo económico del lugar. Las inversiones turísticas de playa o de montaña, el alojamiento turístico rural, los desarrollos agrícolas, mineros, industriales, logísticos, que se realizan en diferentes zonas del país e incluso la infraestructura vial que los une, van acompañadas de inversión en conectividad.

¿Cómo evalúan la situación de las telecomunicaciones en Panamá dónde hay 4 operadores compitiendo en el mercado?

Siempre hemos dicho que Panamá es un mercado muy pequeño para cuatro operadores que buscan la rentabilidad de sus operaciones y ofrecer siempre un servicio de calidad a los usuarios. Los movimientos de venta más recientes evidencian esta situación. Para Claro, Panamá es un mercado muy importante y es clave en nuestra estrategia como multinacional, al punto de que somos la única operadora que nunca ha estado a la venta. La lógica de los mercados apunta a que en algún momento, y si la regulación lo permite, Panamá sea un mercado con tres operadores.

¿Cuáles son los retos que tiene la industria para estar a la vanguardia?

Definitivamente una operación rentable invita a las empresas a invertir en tecnología y en desarrollo. Estamos a las puertas de la conectividad 5G y para ello se debe realizar un importante despliegue económico en términos de espectro e implementación de la tecnología. Eso sólo puede ocurrir en mercados rentables donde hay capacidad de reinvertir. Panamá es un país que demanda una calidad de telecomunicaciones muy alta y con ese enfoque es que trabajamos nuestros planes de señal y cobertura, la expansión de nuestra fibra óptica y numerosos servicios que van más allá de la telefonía móvil, como son nuestros servicios empresariales basados en la nube, la ciberseguridad o el internet empresarial y enlaces fijos, muy demandados por las grandes corporaciones que trabajan en el país.

¿Cómo trabajan con el regulador para este desafío?

Panamá cuenta con un regulador muy profesional que tiene muy claras las necesidades del país en materia de telecomunicaciones. Prueba de ello son las iniciativas que ha desarrollado durante los últimos años, desde la portabilidad numérica, al internet para todos, sin olvidarnos de acciones clave durante la pandemia como los planes solidarios para los ciudadanos o el reciente permiso otorgado a Claro para continuar expandiendo nuestra fibra óptica en las provincias de Panamá y Panamá Oeste. Sobre la mesa están actualmente temas de gran trascendencia para el país como la futura implementación de la red 5G en el país.



MÁS INFORMACIÓN