CIAM denuncia posibles irregularidades en foro para analizar proyecto minero de Remance


El Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) denunció que hubo posibles irregularidades en la convocatoria a un foro público para analizar con la comunidad del corregimiento de Remance, en la provincia de Veraguas, los detalles del estudio de impacto ambiental (EIA), que se realizó con el fin de reactivar una mina de oro en la zona.

De acuerdo con CIAM, la convocatoria a este acto no respeto “los derechos de la ciudadanía” y la publicación del aviso de la convocatoria se realizó apenas cuatro días antes del foro.

Añadió que en ese periodo los residentes de las comunidades debían analizar un resumen de más de 100 páginas.

Además el promotor no garantizó el transporte suficiente para llegar al sitio, aun cuando la publicación decía que se proporcionaría, recordó el CIAM en un comunicado.

“Durante el evento no se cumplió además con el objetivo de brindar datos claros y sucintos sobre los impactos del proyecto minero en la región”, destacó el grupo ambientalista.

Según la agrupación, tampoco “se explicaron las medidas propuestas por el estudio para mitigar esos impactos” en el ambiente.

El pasado 2 de abril se reportó que dirigentes de las comunidades del corregimiento de Remance, en San Francisco, Veraguas, así como representantes de oenegés, se reunieron con el ministro de Ambiente, Milciades Concepción, para tratar la polémica sobre el proyecto minero.

Además el pasado 28 de marzo se llevó a cabo el foro público como parte del proceso de evaluación del EIA relacionado con ese proyecto, en el que unas 900 personas manifestaron su oposición a la reactivación de la mina, que operó hasta finales de los años 1990.

Luego del foro los interesados en el tema tienen siete días para presentar sus alegatos sobre el estudio. No obstante, el Ministerio de Ambiente tendrá la última palabra sobre la aprobación o no del EIA.

CIAM insistió en la necesidad de realizar un diálogo franco y democrático que le permita a los ciudadanos del país decidir si realmente “queremos ser un país minero” o bien apostar por “actividades que procuren la sostenibilidad”.

Los consultores de la promotora Greenfield Mining plantearon en el EIA que “procurando” reducir la posible afectación del entorno ambiental el proyecto plantea el uso de las zonas previamente afectadas por trabajos mineros en los años de 1990.



MÁS INFORMACIÓN