Cannes y la eterna promesa incumplida


Con solo 5 directoras –de un total de 21 filme– en competición, el Festival de Cannes está lejos de cumplir sus promesas de paridad. ¿A qué se debe? Una industria todavía demasiado masculina, aseguran los organizadores.

Como el año pasado, cuando la francesa Julia Ducournau se convirtió en la segunda mujer en ganar la Palma de Oro, esta 75ª edición cuenta con múltiples directoras, pero están principalmente en las secciones paralelas del certamen.

Este año son cinco mujeres, frente a las cuatro de la edición anterior, lo que permite al festival establecer su récord de directoras en competición.

La actriz y directora francoitaliana Valeria Bruni-Tedeschi, de 57 años, presentará Les Amandiers, sobre una escuela de teatro fundada por el conocido autor y director Patrice Chéreau, con el sida como telón de fondo.

También en liza por la Palma de Oro figura la francesa Claire Denis, de 76 años, con Stars at noon, una historia de amor situada en Centroamérica.

Otra francesa, Léonor Serraille, nacida en 1986, compite con Un petit frère, su segunda película, sobre una familia de migrantes en los suburbios de París.

En tanto, la estadounidense Kelly Reichardt, de 58 años y destacada figura del cine independiente, narra el día a día de una artista en Showing up.

Y, finalmente, la belga Charlotte Vandermeersch, de 38 años, codirige con Félix Van Groeningen Le Otto Montagne, sobre una amistad entre dos chicos.

En los otros grandes festivales europeos, la paridad tampoco es una realidad. En septiembre, la Mostra de Venecia seleccionó en competición 5 filmes de directoras, de un total 21 largometrajes.

Solo la Berlinale se acerca al objetivo: en su edición de 2022, celebrada en febrero pasado, 7 películas de 18 fueron dirigidas por mujeres.

Y como en Cannes, son dos directoras –la francesa Audrey Diwan en Venecia y la española Carla Simón en Berlín– las que se alzaron con el máximo galardón.

En el festival alemán, de hecho, prácticamente todos los premios fueron copados por mujeres: el de mejor película, mejor directora, mejor guión, gran premio especial y el premio a la mejor interpretación.

Pero el Festival de Cannes no es solo su selección oficial. En la Semana de la Crítica, que hace hincapié en los nuevos talentos, de 11 largometrajes, 5 están hechos por mujeres.

También en la Quincena de Realizadores, 11 directoras figuran en la selección de 23 filmes, entre ellas la chilena Manuela Martelli, con 1976, y la española Elena López Riera, con El agua. Ambas presentan su opera prima.

Esta sección paralela, que también impulsa a los jóvenes autores, entregará su tradicional Carroza de Oro a la escritora, guionista y directora de cine estadounidense Kelly Reichardt.

Más cerca

Si la selección oficial es el punto débil en cuanto a la paridad, el jurado del festival, en cambio, sí se acerca más al principio de igualdad, con cuatro mujeres entre los nueve miembros.

En tres ocasiones, inclusive, las mujeres fueron más numerosas (2009, 2014 y 2018).

Este año, el presidente del jurado es el actor Vincent Lindon, pero los nombres de las intérpretes Penélope Cruz y Marion Cotillard circularon con fuerza hasta el último momento.

Y la actriz española Rossy de Palma presidirá el jurado de la Cámara de Oro, que premia la mejor opera prima de toda la edición.

A esto se suma que el Festival de Cannes nombró recientemente como presidenta a la jurista Iris Knobloch, que en julio tomará el relevo de Pierre Lescure. Es la única mujer al frente de un gran festival, que comienza el próximo martes 17 de mayo y se extenderá hasta el 28.



MÁS INFORMACIÓN