Caficultores rechazan iniciativa legislativa



El sector caficultor panameño rechaza el anteproyecto de ley 331 “que incentiva la industria del café en Panamá” y que fue prohijado por la Comisión de Asuntos Agropecurios de la Asamblea Nacional.

La iniciativa legislativa propone incentivar la producción en Panamá de café geisha, un grano que se cultiva a más de 1,500 metros de altura y su precio en subasta internacional alcanzó los 1,029 dólares la libra.

También propone el establecimiento de la certificación de “café sostenible”, crear la Federación Nacional de Cafetaleros de Panamá, el Comité Nacional del Café y el Fondo Nacional del Café.

La propuesta presentada por el diputado del Molirena Miguel Fanovich pretende reglamentar el control y la administración del registro de exportadores de café, por parte de la Federación Nacional de Cafeteros de Panamá en su condición de administradora del fondo nacional del café.

Esta ley de incentivo pretende regular la comercialización y producción de tan importante rubro de la producción local, detalla el anteproyecto.

La producción de café en Panamá se estima sobre los 200 mil quintales en grano por año, lo que representa 42 millones de dólares. El quintal pagado al productor se fija en 212 dólares, el valor más alto de la región centroamericana.

En esta misma línea, el anteproyecto propone la integración de toda la cadena productiva en Panamá (cultivo y proceso) para aprovechar el potencial de exportación en un mercado en crecimiento y con precios superiores a la venta del grano solo.

La industria tiene un alto potencial de generar un mayor valor agregado en el resto de la economía, a través de encadenamientos productivos, si se fomentase su producción de manera integral, detalla la exposición de motivos.

Plinio Ruiz, presidente de la Asociación de Cafés Especiales de Panamá (SCAP, por su siglas en Inglés), manifestó que el sector caficultor “rechaza el anteproyecto de ley 331 por inconsulto y porque el mismo está muy alejado de la intención de incentivar la industria”.

Defendió que “el sector caficultor merece más respeto porque somos líderes no solo local sino internacionalmente y se debe tomar en cuenta nuestra opinión para un proyecto con esta intención”.

Esta iniciativa en vez de mejorar perjudicará a la industria porque crea infraestructuras que han demostrado ser inoperantes, detalló el presidente de la SCAP.

Según Ruiz, lo que el sector necesita es que mejoren las condiciones para obtener financiamiento. “El mayor problema que afronta la agricultura es el acceso a financiamiento”, dijo.

De las tierras altas de la provincia de Chiriquí sale la línea de los arábigos, un grano que se caracteriza por un mejor sabor. Dentro de este tipo se destacan: el typica, bourbon, caturra, catuai, mundo novo, pacamara y geisha.



Source link