Batacazo ante Suecia de una España dubitativa que se complica la vida de cara a Catar 2022


La temporada empieza con batacazo para España. Tras las buenas sensaciones que dejó el equipo de Luis Enrique en la Eurocopa, las expectativas eran altas con la Roja de cara al futuro, pero el partido ante Suecia fue una bofetada de realidad. A la mala imagen ofrecida en Solna se une que la derrota complica muchísimo la clasificación para el Mundial de Catar 2022.

El choque comenzó frenético, con un intercambio de golpes entre ambas selecciones. Un gran centro de Jordi Alba desde la banda izquierda al corazón del área lo recogió Carlos Soler, llegando desde la segunda línea, y su inapelable remate se coló en la meta sueca a los cuatro minutos.

Era el inicio soñado por los de Luis Enrique, que apostó por un once muy similar a los que utilizó durante la pasada Eurocopa, pero la alegría duró apenas unos segundos. En el saque de centro, un balón largo lo tocó Busquets hacia Soler, éste le devolvió el balón, pero el capitán de la Roja controló de manera defectuosa. Isak, atentísimo, le robó la cartera y su zapatazo desde la frontal se coló pegado a uno de los palos para poner el empate en el marcador.

El choque estaba más igualado de lo esperado, y las mejores ocasiones llegaron en contragolpes. Un centro de Soler no encontró a Gerard Moreno, que se resbaló cuando iba a rematar solo ante Olsen. Y la réplica la dio Forsberg, pero entre Azpilicueta y Unai Simón evitaron el gol.

El paso de los minutos le dio el mando del choque a la Roja, este jueves de blanco, pero sin llegadas claras.

Solo un posible penalti a Ferran inquietó a los suecos, que en cambio tuvieron una buena ocasión en otra contra finalizada por Kulusevski pero que repelió un seguro Unai Simón.

España tuvo una buena ocasión al comienzo de la segunda parte en otra buena jugada de Soler, pero ni Gerard ni Morata acertaron a rematar. Pero la peor noticia llegó poco después, en una buena jugada de Kulusevski por la izquierda que Claesson remató totalmente solo en el área. La defensa española, de nuevo, dejó mucho que desear.

Luis Enrique movió el banquillo, metiendo a Adama por Gerard, y el potente extremo revolucionó el choque. Una gran jugada por la derecha, ganando la línea de fondo, no encontró rematador. La siguiente la finalizó el mismo con un fuerte chut que repelió Olsen como pudo.

Los últimos 20 minutos fueron de total asedio español, pero también un quiero y no puedo. Marcos Llorente entró para dar más profundidad y pegada y la banda derecha se convirtió en un martillo pilón con dos fuerzas de la naturaleza como él y Adama. Pero no fue suficiente, Suecia se defendió con orden y muchos efectivos y la Roja se va con una derrota que complica y mucho la clasificación para el Mundial. Para empezar, ya no depende de sí misma para ser primera de grupo.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: