Banco Mundial: Alza de tasas de interés causaría recesión en 2023


Las economías mundiales podrían estar camino a una recesión global en 2023 y una serie de crisis financieras en los mercados emergentes, advirtió un informe del Banco Mundial (BM).

Ello obedece a que los bancos centrales de las economías más fuertes están aumentando las tasas de interés para tratar de disminuir la inflación.

Una recesión trae consecuencias a toda la economía ya que el nivel de consumo baja, las empresas tienen mayores dificultades para mantener sus estructuras y tienden a disminuir su plantilla laboral.

La Reserva Federal (Fed) confirmó el pasado miércoles que seguirá la dirección iniciada hace seis meses de subir los tipos de interés hasta que la inflación esté controlada, tras anunciar una nueva subida de 0.75 puntos, la quinta desde marzo.

El estudio del BM plantea que, a menos que las disrupciones en el suministro y las presiones del mercado laboral disminuyan, esos aumentos de las tasas de interés podrían dejar la tasa de inflación básica mundial (sin incluir la energía) en alrededor del 5% en 2023.

Esto sería casi el doble del promedio quinquenal antes de la pandemia. Para reducir la inflación mundial a una tasa coherente con sus objetivos es probable que los bancos centrales deban aumentar las tasas de interés en 2 puntos porcentuales adicionales, según el informe.

“El crecimiento mundial se está desacelerando de manera abrupta, y es probable que se produzca una mayor desaceleración a medida que más países entren en recesión”, dijo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial.

Según los expertos, si la contracción se extiende durante dos trimestres seguidos entonces se considera que una economía ha entrado en recesión. El indicador que se toma como referencia es el producto interno bruto (PIB). En la recesión los valores de crecimiento son negativos, mientras que en una desaceleración el crecimiento sigue siendo positivo, pero más lento que el del periodo anterior.

En 2020 la economía panameña se contrajo un 17.9% y en 2021 hubo una recuperación de 15.3%, pero aún estaba por debajo del PIB de 2019. Las proyecciones de algunos organismos internacionales apuntan a que Panamá podría superar en 2022 el PIB de 2019 con un crecimiento de hasta 7.5%. El Ministerio de Economía y Finanzas prevé un crecimiento de 5%.

Para algunos economistas como Felipe Chapman, “aumentan las probabilidades de recesión en Estados Unidos, pero veo menores probabilidades para Panamá”.

Sin embargo, el analista laboral René Quevedo asegura que Panamá no escapa a la advertencia del BM.

Quevedo plantea que toda perspectiva recesiva tiene directas implicaciones sobre la generación de nuevos empleos, particularmente formales.

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), entre agosto de 2012 y abril de 2022, el número de trabajadores asalariados del sector privado se redujo en 59,252 unidades, al tiempo que se generaron 249,633 nuevos informales. Es decir, por cada empleo formal privado que se perdió se generaron 4 nuevos empleos informales, mientras que de cada 5 nuevos empleos que se agregaron a la economía, 4 fueron informales y el otro fue en el Gobierno.

“La crisis laboral que enfrenta Panamá no es una crisis de empleo sino de confianza, que se manifiesta a través de una acelerada precarización laboral, a la que en las conclusiones de su informe sobre el sistema de pensiones de la Caja de Seguro Social (CSS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) califica como alarmante”, dijo Quevedo.

La tendencia de desempleo se ha mantenido en este 2022. Quevedo observa que a pesar de los nombramientos en el Gobierno, entre enero y julio de 2022, el Ministerio Trabajo y de Desarrollo Laboral tramitó 42% menos de nuevos contratos laborales que los procesados en el mismo período del 2019. Un factor positivo fue que, entre octubre de 2021 y abril de 2022, se agregaron 109 mil nuevos empleos a la economía.

Sin embargo, se generaron 60,047 nuevos trabajadores informales, 8 mil más que en todo 2019, cuando se registraron 52,040.

“Sin empleadores no hay empleados que coticen a la CSS. Y sin cotizantes, la CSS no existe”, puntualiza. Entre sus recomendaciones el BM sugiere “reducir las limitaciones del mercado laboral”.



MÁS INFORMACIÓN