“Aún no puedo ni verlo”


En plena vorágine mediática, tras las declaraciones de Ana María Aldón que parecen señalar problemas en su matrimonio, Ortega Cano sorprendió sometiéndose a un injerto de cejas que lo dejó con un aspecto la mar de extraño como consecuencia. Y parece que también su propia esposa lo piensa.

Tras pasar por quirófano para realizarse este retoque estético valorado en 2.500 euros, tal y como informó La Razón, el torero apareció con hematomas en los ojos, sin cejas y con la nuca vendada, pues este tratamiento consiste en trasplantar el vello desde esa zona.

No puedo ni verlo todavía“, ha declarado Ana María Aldón sobre su estado tras la intervención quirúrgica. Aun así, ha asegurado que él se encuentra bien y que le “parece fantástico” que se lo haya hecho.

Además, la colaboradora de Viva la vida ha aprovechado para desmentir los rumores de crisis en su matrimonio, y ha defendido que se pronunciará próximamente sobre otros temas que le atañen, como que se ha hecho referencia a la medicación que toma.

Con Gloria Camila y con todos, todo bien“, ha asegurado. Sin embargo, ese “con todos” no parece incluir a Conchi, la hermana de Ortega Cano, con quien tiene un distanciamiento evidente. Por ello, prefiere dejar algunos asuntos a un lado y dejar a cada uno que opine lo que quiera.



MÁS INFORMACIÓN